Joven de 17 años rechaza millones para comercializar su web sobre el coronavirus

A sus 17 años, Avi Schiffmann nunca llegó a imaginar que su creación llegara a generar tanto revuelo. Gracias a sus conocimientos de informática, este jovencito nacido en Washington DC creó una página web para el rastreo del coronavirus, una de las más populares del planeta, que llegó a recibir hasta 30 millones de visitas en apenas 24 horas.

Esta historia de talento y trabajo echó a andar cuando hace unos pocos meses Schiffmann, ante la avalancha de casos de COVID-19 en el mundo, cayó en la cuenta de que no había una página digital de referencia que sintetizara en un único espacio toda la información que esta pandemia estaba generando.

Se trataba sobre todo de disponer de datos fiables, generados por gobiernos e instituciones como la Organización Mundial de la Salud, para así no sucumbir a la tentación de las fake news.

Captura de pantalla de la página nCOV2019.live, creada por Avi Schiffmann.

Fue así que surgió 'nCOV2019.live', una plataforma capaz de recopilar los datos de todos los países reconocidos por Naciones Unidas, cada uno con sus cifras de enfermos, sanados y fallecidos.

Lo que inicialmente fue una página web dedicada solo a las estadísticas de esta pandemia en Estados Unidos, pasó a abarcar el resto del mundo, de manera que en un mes ya Schiffmann tuvo la visita de 700 millones de internautas.

Pero la sorpresa mayor se produjo cuando, desbordado por su propio trabajo, este estudiante de bachillerato recibió una oferta millonaria de parte de una compañía publicitaria para que en su espacio corrieran anuncios comerciales. De la noche a la mañana, le dijeron, sus ingresos podrían ascender a los 30 millones de dólares en apenas unos meses.

Sin embargo, Avi rechazó la propuesta.

“Tengo solo 17 años” —recordó—, “no necesito 8 millones de dólares. No quiero ser un especulador”.

Además de esta razón, el joven fue enfático en que no le apetece contaminar la visita de los internautas a su página con la aparición de banners publicitarios que dificultarían la captación de la información.

También asume que, en no pocos países, los visitantes acceden a su web desde conexiones débiles, con poca velocidad, y que la existencia de anuncios entorpecería la viabilidad de su página.

Además, nunca estuvo de acuerdo con los cambios de diseño que se le proponían en aquel jugoso contrato.

Liberado ya de este peso, Schiffmann quiere ahora mejorar las prestaciones de su plataforma, enriquecer su información y, cuando la pandemia haya pasado, convertir a su creación en un sitio de referencia que incluso sirva para comparar al COVID-19 con otras plagas que han azotado a la humanidad en otros tiempos.

“Esto se ha apoderado de mi vida, pero asumo la presión con gusto”, aseguró Schiffmann para 'Bussiness Insider'. “Es genial que gente de todo el mundo visite los datos de mi web. Pero creo que la responsabilidad no debería recaer en un niño al azar, es obvio que la gente quiere conocer las estadísticas, así que en el futuro espero que haya presión sobre la OMS para hacer una web como esta”.

"La gente piensa que me arrepentiré de no haber aceptado esa oferta”, dice, “pero pienso hacer muchas cosas en el futuro”.

Una de ellas podría ser con Microsoft, el gigante de la informática desde donde ya le han llegado varias ofertas de trabajo.

Artículos relacionados: