Joven que caminó casi 20 millas para llegar a su primer trabajo recibe una inesperada recompensa

Walter Carr, un joven residente en Homewood, Alabama, consiguió su primer empleo en la compañía de mudanzas Bellhops, pero horas antes de su primer día de trabajo sufrió un percance: su auto se averió.

William Carr (Carol Robinson/The Birmingham News via AP)

Pero Carr no estaba dispuesto a perder la oportunidad laboral. A la medianoche comenzó a caminar hasta Pelham, donde debía realizar la primera mudanza: un recorrido de más de 20 millas: 32 kilómetros.

Carr llevaba cuatro horas caminando cuando fue avistado por la policía de Pelham, a unas 6 millas de su destino. Los agentes lo recogieron, lo llevaron a desayunar y luego al lugar donde debía realizar la mudanza.

Los policías le contaron la historia a la clienta de Bellhops, Jenny Lamey, quien la hizo pública en Facebook.

“Ayer fue un día largo. Pero fue un buen día. Chris y yo nos levantamos alrededor de las 5:45 a.m. para preparar todo y estar listos para los empleados de mudanzas. Alrededor de las 6:30 a.m. sonó el timbre”- relató-. Era un oficial de policía. Él procedió a contarnos que había recogido a ‘este chico agradable’ en Pelham a primera hora de la mañana. ‘El niño bueno’, Walter, dijo que se suponía que nos ayudaría con nuestra mudanza hoy. Era su primer día en el trabajo con esta empresa de mudanzas (Bellhops ) y estaba ‘entrenando’ hoy”, explicó Lamey el post, que se hizo viral.

“El oficial procedió a decirnos que la noche anterior el automóvil de Walter se averió y que no sabía cómo iba a ponerse a trabajar. Así que dejó Homewood a la medianoche y comenzó a CAMINAR a Pelham en [la carretera] 280. Para aquellos que leen esto que son no residentes locales, eso es más de 20 millas”.

Lamey contó además que la familia de Carr se mudó a Birmingham después de perder su casa en el huracán Katrina.

Incluso después de caminar más de la mitad de su viaje, Carr rechazó la oferta de descanso de Lamey antes de que llegara el resto de la cuadrilla de mudanzas, y se puso a trabajar.

El post de Lamey captó la atención del CEO de Bellhops, quien decidió sorprenderlo con un regalo. El lunes, Luke Marklin le regaló a Carr un Ford Escape 2014.

Walter Carr recibe el auto de manos del CEO de Bellhops. (Carol Robinson/The Birmingham News via AP)

La historia ha conmovido a más de uno: una página de recaudaciones para Carr abierta por Lamey, que inicialmente pedía 2 mil dólares, ha recaudado más de 10 mil en sólo un día, con las contribuciones generosas de más de 200 personas.