Una joven conquista a sus seguidores al contar cómo es su día a día con disfagia

Una joven llamada Nuria Franco cuenta día a día su experiencia desde que sufre disfagia, un trastorno de la deglución, a raíz de una operación de garganta que salió mal. A sus 21 años, intenta hacer una vida lo más normal posible teniendo en cuenta su actual condición. Su positividad, energía y naturalidad le ha robado el corazón a todo el mundo en redes sociales. En su cuenta de TikTok, en la que ya acumula más de 350.000 seguidores desde que comenzase su actividad hace apenas un par de semanas, da visibilidad a la disfagia, un problema todavía muy desconocido que sufren aproximadamente dos millones de personas en España.

En el caso de Nuria, su trastorno se originó a raíz de una complicación en el quirófano mientras le estaban extirpando un tumor carotídeo, que le fue detectado en junio de 2021. Se trata de una masa que se aloja en la carótida y comparte con su padre y hermana debido a una mutación genética. Los cirujanos no pudieron extirpar el humor, por lo que tuvieron que cortarle la carótida de urgencia. Para salvar su vida, reemplazaron esta arteria por la vena safena de la pierna.

Al despertar en la unidad de recuperación, se dio cuenta de que no podía hablar como antes. Tampoco podía pronunciar bien ciertas letras como la ‘r’, anécdota que cuenta con simpatía a sus seguidores cuando le piden que les explique cosas sobre el proceso. Además, nada más salir del quirófano, tan solo era capaz de emitir un hilo de voz, aunque poco a poco se ha ido recuperando en este aspecto.

Una vez en planta, estuvo 48 horas sin comer y al ingerir alimentos líquidos como sopas, purés o incluso al beber agua, notó que se atragantaba, por lo que le realizaron la prueba de la disfagia y dio positivo. Ahora solo puede ingerir comida que tenga una textura similar al pudding, por lo que día tras día debe triturar sus alimentos y mezclarlos con polvos de espesar y agua hasta conseguir la textura correcta, y lo mismo para beber un vaso de agua.

A pesar de la dureza de la situación, Nuria ha conseguido darle la vuelta y enfocarse en lo positivo de todo: que sigue viva y puede contar su historia. Ahora, se ha convertido en un ejemplo de superación para muchos jóvenes, que la admiran y respetan por su labor educativa, cercanía y cariño. Poco a poco, y con la ayuda de una logopeda que le ha colocado en la parte central de la garganta unas pequeñas bandas para evitar ahogarse de noche y poder descansar mejor, así como para ayudar al tragado de alimentos, va tachando de la lista algunas cosas que hasta hace poco no podía hacer, como, por ejemplo, tragar un pedazo minúsculo de plátano sin mayor problema.

Esta joven valenciana estudia un Grado en Educación Primaria en Madrid y tiene todos los médicos en su ciudad natal, por lo que no sabe si podrá compaginar sus estudios con su lenta pero segura recuperación, aunque lo que sí está claro es que Nuria ha llegado a TikTok para quedarse, y que su meteórico ascenso es solo el principio.