Joven adicta al refresco de cola revela en TikTok cómo perdió sus dientes (y es un problema real)

Adriana Terán
·5 min de lectura

Victoria Irene Nowakowski es una joven estadounidense que aseguró en TikTok que su dentadura se pudrió en parte por su adicción al refresco de cola. Más de una década tomándolo a diario, entre otras cosas, dañaron su sonrisa.

A lo largo de un video que compartió sin pudor alguno en TikTok, la joven fue narrando como progresivamente fue notando cambio en sus dientes, como aparecían extrañas bolas amarillas, y las piezas se iban desgastando y también cómo fue el proceso para, finalmente, instalar en su boca unos implantes.

Aunque en realidad acepta que no solo el refresco fue el culpable del deterioro absoluto de sus dientes, sí lo señala con especial importancia. "He estado bebiendo gaseosa oscura durante los últimos 10 años, todos los días, todo el día…", dijo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y sí, esto es posible, puesto que los refrescos, sin importar el color, generan un ambiente ácido en la boca que daña el esmalte. Según la odontólogo Marian Montalvo, lo que ocurre es que los refrescos, así como las bebidas energizantes producen desmineralización del esmalte dental.

"La salud bucal se relaciona con la dieta de muchas maneras. Sin embargo, el efecto más importante de la alimentación en los dientes es su acción local en el desarrollo de la caries dental y la erosión del esmalte / dentina. Varias propiedades de las bebidas gaseosas tienen un impacto en el esmalte, por el tiempo de exposición sobre los dientes", así lo afirma también Luis Calatrava, investigador y odontólogo, profesor de Facultad de Odontología de la Universidad Central de Venezuela en una investigación publicada en la Acta Odontológica Venezolana.

"La erosión dental está aumentando, se asocia con ácidos de la dieta y los refrescos son una fuente fundamental. Las encuestas dietéticas mundiales repetidas a lo largo de tres décadas indican que los niveles de ingesta de refrescos han cambiado considerablemente. Hay pruebas convincentes, a partir de estudios epidemiológicos y experimentales realizados en humanos y en animales, que existe una asociación entre la cantidad y la frecuencia de la ingesta de bebidas gaseosas y la erosión / hipersensibilidad”.

Getty Creative
Getty Creative

Y es que la dieta, además de otros factores, definitivamente influye profundamente en la salud bucal. Un ejemplo que el especialista extrae de un estudio de 2015 es la dieta actual española en la cual, si bien observamos que los primeros alimentos que la constituyen son leche, pan y papas, los siguientes son naranja, refrescos, vinos, mandarinas y uvas, todos con alto grado de acidez.

En otros países podemos observar los refrescos también en los primeros lugares de preferencia, y frutas como mandarinas, naranjas, limón y fresa, ricas en ácidos. Bebidas como malta, limonada, té con limón instantáneo, bebidas deportivas, y cervezas al vacío, también tienen alto potencial ácido. Todo eso ataca nuestros dientes, mucho más actualmente, cuando cada vez son más comunes los desgastes en dientes de adolescentes y adultos jóvenes, y esto, según el especialista, responde a la dieta moderna abundante en alimentos y bebidas ácidas.

Un artículo del Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial señala que "cuando un diente está expuesto al ácido con frecuencia, los ciclos repetidos de los ataques de ácido hacen que el esmalte siga perdiendo minerales. En este punto, el proceso de deterioro de los dientes se puede detener y hasta revertir. El esmalte se puede reparar solo, al usar los minerales que hay en la saliva y el flúor de la pasta de dientes u otras fuentes. Sin embargo, si el proceso continúa, se pierden más minerales. Con el tiempo el esmalte se debilita y se destruye formándose una caries, la cual es un daño permanente que debe ser reparado por un dentista”.

No solo el impactante testimonio de Victoria puede hacernos reflexionar sobre la ingesta de refrescos, sino también sobre otras medidas que quizás no estamos tomando para proteger nuestra dentadura. De hecho, la joven admitió, además, fumar cigarrillos durante cinco años, y tener una mala higiene bucal evitando el cepillado, el hilo dental y visitar al dentista. Estos son factores tan importantes como el consumo de refrescos que si bien tienen su cuota, no son los únicos causantes de su deterioro.

Getty Creative
Getty Creative

Cómo revertir los daños y proteger nuestra dentadura

Para detener el deterioro, revertirlo en una etapa temprana, y proteger nuestros dientes, Marian Montalvo recomienda modificar la dieta, disminuir la ingesta de azúcar, refrescos, bebidas energizantes, el té con limón instantáneo, los jugos procesados, cítricos como el limón, naranja, mandarina, piña, el consumo de galletas y golosinas, entre otros alimentos.

También cepillarse los dientes después de cada comida, visitar al odontólogo por lo menos dos veces al año, y la colocación de flúor, que además de evitar que el esmalte dental pierda minerales, reduce la capacidad de las bacterias para producir ácido.

Otra recomendación sencilla es enjuagar la boca con agua corriente después de consumir cualquiera de estos alimentos y bebidas mencionados, hasta que llegue el momento de cepillarnos.

Además, evitar comer entre comidas, sobre todo los alimentos ácidos, pues ingerirlos con las comidas también ayudará a incorporar el ácido con otros alimentos. Es recomendable usar popotes, pitillos o sorbetes para evitar el contacto directo de las bebidas con los dientes.

También podemos incorporar a nuestra alimentación diaria, en lugar de jugos procesados o refrescos, el té natural y el agua de coco.

Por último, comprender que la educación sobre salud dental debe empezar desde la madre embarazada. Esto ayudará a cambiar muchos paradigmas.

El dato adicional

Como dato extra, vale la pena mencionar que las investigaciones referidas por Calatrava arrojan también que las bebidas carbonatadas influyen en la pérdida de calcio en los huesos en adolescentes y adultos. Incluso, otra investigación realizada en México demuestra que que hay una relación importante entre el consumo de bebidas carbonatadas y descalcificación en mujeres en edad reproductiva y no reproductiva. Quizás será mejor limitarlas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El blanqueamiento dental: los efectos adversos de los que no hablan los especialistas

Los usos del café que quizás no conoces: para la piel, el cabello y contra el mal aliento

Señales de que podrías tener una deficiencia de vitamina D (no se ven, pero sí se sienten)

EN VIDEO: La peligrosa tendencia de TikTok que te destroza los dientes