Muere a los 21 años un futbolista que había sido abandonado en Roma por un traficante de personas

El futbolista Joseph Bouasse en su etapa en los juveniles de la Roma. Foto: Twitter @libnantes

Tener que contar el fallecimiento de un muchacho de 21 años, con un futuro prometedor en el mundo del fútbol y sobre todo con toda una vida por delante, nunca es un trago de buen gusto. La Roma, club en cuya cantera había militado Joseph Bouasse Ombiogno Perfection durante dos campañas, ha anunciado la triste noticia, ocurrida el pasado domingo por la tarde como consecuencia de un infarto. Pero en este caso la historia adquiere un tinte aún más dramático si cabe.

Porque Joseph había sido víctima años atrás de los pocos escrúpulos de un traficante de personas que se aprovechó de su situación. Nacido en Yaundé, la capital de Camerún, en 1998, era uno de tantos jóvenes africanos que soñaban con prosperar gracias a su talento con el balón. Así, en 2015 se fio de los consejos de un supuesto agente que le aseguró que le podía conseguir una carrera en Europa.

Pero el representante no era tal, sino un traficante sin escrúpulos que le llevó a Italia y le dejó abandonado en Termini, la principal estación de ferrocarril de Roma. Con 16 años estaba en una ciudad al otro lado del mundo, sin conocer el idioma y sin nadie que le ayudara ni saber dónde ir. Sin embargo, se las apañó para salir adelante.

Se enroló en las filas del Liberi Nantes, un club romano surgido en 2007 expresamente para que los refugiados y solicitantes de asilo político llegados a Italia tengan ocasión de practicar deporte y así poder escapar, al menos durante un tiempo, de su dura realidad. Allí fue prosperando y se convirtió en uno de los centrocampistas más destacados del equipo.

Tanto, que tras un partido amistoso contra la Roma el principal equipo de la capital decidió incorporar al joven talento a sus categorías inferiores. Se incorporó a la plantilla del filial, el primavera que entrena Alberto De Rossi (padre de Daniele). Con ella jugó a alto nivel en el campeonato local (en la Youth League, la versión juvenil de la Champions, no podía participar por problemas burocráticos; la normativa de la FIFA se lo prohíbe a extracomunitarios menores de edad) y su rendimiento fue tan bueno que en varias ocasiones le llamaron a entrenarse con el primer equipo, al lado de estrellas como Totti, De Rossi hijo, Salah, Dzeko o Nainggolan.

Sin espacio para él en el estadio Olímpico, probó suerte en otros lugares. Su debut como profesional fue en el Vicenza, en la Serie B italiana, donde se había marchado cedido en 2017. Últimamente había cambiado de aires y se había marchado a Rumanía, donde se había enrolado en el último mercado de invierno en las filas del Universitatea Cluj, un club de mitad de tabla de la segunda categoría local.

La noticia del fallecimiento ha pillado por sorpresa a todo el mundo, incluidos sus antiguos compañeros. Algunos, como Antonio Rüdiger (que militó en la Roma en la temporada 2016/17), han querido tener un recuerdo para él en sus redes sociales.

Igualmente, el Vicenza, club con el que llegó a debutar, ha querido mostrar su dolor por la pérdida.

La Federación camerunesa también ha expresado sus condolencias, aunque el jugador nunca llegó a ser internacional.

Más historias que te pueden interesar: