Ábalos, el ministro excomunista que irrita a Podemos

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Pablo Iglesias ha reconocido que José Luis Ábalos es el ministro socialista al que
Pablo Iglesias (C) ha reconocido que José Luis Ábalos (dcha.) es el ministro socialista al que "más cariño" le tiene. EP

Ante la cancelación -y ya va para dos meses- de las reuniones semanales entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se ha convertido en el marcador oficial del líder de Podemos. El defensa central que se ha convertido en la sombra de Iglesias para frenar todas y cada una de las audaces iniciativas que éste quiere plantear a un PSOE que, ante la descomposición de Ciudadanos, no quiere desplazarse ni un milímetro del centro político para pescar todos los votos que pueda de los votantes desencantados con la formación naranja.

Hagan la prueba. Incluyan los nombres de Ábalos e Iglesias en el buscador de Yahoo!. Los desencuentros son tantos que ocupan varias páginas. Especialmente en materia de vivienda. El propio líder de Podemos ha llegado a amenazar con la ruptura de la coalición señalando, por primera vez, que "a lo mejor tenemos que decir 'hasta aquí"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha restado importancia a las desavenencias entre el PSOE y Unidas Podemos: "Nos unen más cosas que nos separan", ha señalado.

Y razón no le falta. Preguntado por su relación con los miembros del Consejo de ministros, Pablo Iglesias reconoció el jueves pasado que Ábalos es la persona del PSOE a la que tiene "más cariño": "Es un tipo con agallas, es un tipo honesto", admitió en una entrevista ofrecida a Furor TV, a través de la plataforma Twitch. Cualquiera lo diría, ¿no?

El caso es que Iglesias y Ábalos tienen más cosas en común de lo que parece. Puntos de encuentro derivados de la formación política de ambos. Porque sí, el ministro que señaló que, aparte de "un derecho social, la vivienda es un bien de mercado", tiene un pasado comunista.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Como lo oyen, con apenas 16 años, José Luis Ábalos militó en el PCE. Allí estuvo casi seis años. Desde 1976 a 1981, que decidió enrolarse en el PSOE que, por entonces, lideraba Felipe González. Vivió, como él mismo ha definido en algunas entrevistas, una "adolescencia revolucionaria". Y no por mamarlo en casa, precisamente, ya que es nieto de Guardia Civil.

Trayectoria similar a la de la ministra de Hacienda portavoz del Gobierno de España, María Jesús Montero, muy ligada en su adolescencia a las Juventudes Comunistas

De hecho, el viaje desde el Partido Comunista hacia el PSOE no es un camino ignoto. Ni mucho menos. También lo recorrieron Cristina Almeida, que llegó a ser cabeza de lista del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid; Diego López-Garrido, que llegó a ser portavoz del grupo parlamentario socialista en el Congreso entre 2006 y 2008; o Antonio Gutiérrez, exsecretario general de Comisiones Obreras.

El caso es que el PCE ha sido cantera de políticos de casi todas las tendencias. El ex ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, simpatizó con el comunismo tras el mayo del 68. Más implicado estuvo Josep Piqué. El exministro portavoz en el Gobierno de José María Aznar, ha renegado de su pertenencia al Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Por su parte, Pilar del Castillo -ministra de Educación entre 2000 y 2004- y Celia Villalobos -ministra de Sanidad entre 2000 y 2002- fueron militantes de Bandera Roja.

Como dice Sánchez, en muchos casos a los políticos les unen más cosas de las que les separan. Sim embargo choca ver cómo no encuentran puntos de unión para asuntos menores, y cómo no rompen la baraja cuando se traspasan líneas que, a priori, estaban marcadas en rojo.

En vídeo | Casado: Si Sánchez no para los pies a Iglesias se hace corresponsable

Más historias que te pueden interesar: