El camino de mentiras y líos judiciales de ‘El Prenda’ como cabecilla de La Manada

·3 min de lectura

José Ángel Prenda, considerado como uno de los cabecillas de La Manada, el grupo de cinco hombres condenado por la violación grupal a una joven durante los Sanfermines de 2016, ha escrito una carta en la que cambia su versión y pide perdón reconociendo los hechos por los que cumple condena. Hasta llegar a este punto, un camino de antecedentes, otras dos condenas y mentiras contra la víctima.

José Ángel Prenda, uno de los miembros de La Manada, cumple 15 años de condena por la violación en grupo a una joven durante los Sanfermines de 2016. (Foto: Jesús Prieto/Europa Press via Getty Images)
José Ángel Prenda, uno de los miembros de La Manada, cumple 15 años de condena por la violación en grupo a una joven durante los Sanfermines de 2016. (Foto: Jesús Prieto/Europa Press via Getty Images)

"Por medio del presente escrito quiero manifestar a título personal mi total arrepentimiento por el delito por el cual cumplo esta condena. Mi solicitud personal de perdón a la víctima por los daños causados, los cuales lamento profundamente y asimismo a sus familiares directos”, dice la misiva. Es decir, reconoce, por primera vez, la violación después de cinco años mintiendo.

El Prenda siempre había mantenido su inocencia. Es más, cuando el caso salió a la luz en sus primeros compases y desde la prisión en la que se encontraba en el verano de 2016, escribió otra carta en tono muy distinto acusando abiertamente a la joven de mentir y dando alas a la versión de que tanto él como los otros cuatro acusados y sus familias solo eran las víctimas de una acusación falsa.

El sevillano, nació el 25 de diciembre de 1989, manifestaba en aquel escrito que él “en la vida haría daño a una mujer” y defendía su inocencia asegurando que “sería el primero en ponerme enfrente de un maltratador o un violador”. Dos afirmaciones que él mismo, con su reciente confesión, ha confirmado que no eran ciertas.

En aquella ocasión se dirigió directamente a su víctima (cuya identidad fue desvelada por varios internautas, algunos de los cuales ya han sido identificados) diciéndole que “si en algún momento le hicimos sentir mal, ya lo estamos pagando con creces (…) Son cinco familias destrozadas por una mentira que estoy seguro que en su día diría para salir del paso”. La instaba, además, a contar la que él defendía entonces que era verdad y que las pruebas llevadas ante el juez no corroboraron, propiciando su condena.

El Prenda no solo acusó a la víctima de mentir en su relato de lo ocurrido aquella noche de 2016, sino que también lo ha hecho con los periodistas, como les echó en cara cuando volvió temporalmente a su barrio en Sevilla. 

La condena por la violación grupal en los Sanfermines que actualmente se encuentra cumpliendo no es la primera del sevillano, que contaba con antecedentes antes de que se ordenase su detención. Miembro de la peña ultra del Sevilla Biris Norte, El Mundo informó de que había participado una pelea multitudinaria en el entorno futbolístico y que sobre él pesaba una condena de dos años impuesta en 2011 por robo con fuerza. 

Además, en junio de 2020, en una sentencia posterior a la del juicio de los Sanfermines pero en la que se juzgaban hechos anteriores a la violación de 2016, fuero condenado a tres años de prisión por un delito contra la intimidad y un año y medio por abuso sexual contra una joven. José Ángel Prenda, que fue quien obtuvo la pena más alta, reconoció ser quien grabó las imágenes de la chica con el móvil de otro de los condenados. 

EN VÍDEO | Absueltos los dos acusados en el primer juicio por abusos sexuales del Vaticano

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente