Jordi Évole lanza una pregunta y una advertencia sobre la polémica de Garzón y las macrogranjas

·2 min de lectura
Jordi Évole y Alberto Garzón. (Photo: GETTY)
Jordi Évole y Alberto Garzón. (Photo: GETTY)

Es una de las polémicas de la semana: las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, elogiando en The Guardian la ganadería extensiva y criticando a la intensiva.

Algo que algunos dirigentes políticos, incluidos algunos presidentes autonómicos del PSOE, han interpretado como un ataque a la ganadería en general.

Y es el tema sobre el que ha hablado el periodista Jordi Évole, presentador del programa Lo de Évole de LaSexta, en su columna semanal de La Vanguardia.

En su artículo, titulado El haba, Garzón y otros bulos del montón, el periodista critica que el periodismo no se preocupe de “comprobar” que los bulos “son bulos”, como ha sucedido en el caso del ministro de Consumo, sobre el que un medio tituló asegurando que Garzón afirmaba “que España exporta carne de mala calidad de animales maltratados”, obviando que sólo se refería a las macrogranjas.

“A partir de ahí políticos de la derecha y la extrema derecha y dos presidentes autonómicos socialistas salieron en tromba contra Garzón”, asegura Évole en su artículo, en el que repasa cómo se generó tal bulo sobre sus palabras:

“Un titular goloso, que bien promocionado por políticos afines se convierte en el tema del momento en redes. De ahí, el bulo salta a los informativos con declaraciones y contradeclaraciones, y solo con el ruido generado ya han triunfado. Otros medios se hacen eco del bulo para desmentirlo, pero acaban dando voz a responsables políticos que se aferran a la mentira para sacar tajada. Esos medios hacen bien su trabajo dando voz a todos los protagonistas de la noticia. Así nos lo enseñan en la facultad”.

Y se pregunta: “Llegados a este punto, ¿no deberíamos posicionarnos los periodistas y decir que esa información es mentira y punto?”.

En este sentido, Évole pone el ejemplo del periodista Xabier Lapitz, presentador de En Jake de ETB, quien cortó a un tertuliano cuando dio pábulo a una noticia falsa sobre la ministra Irene Montero asegurando que en su programa no se comentaban bulos.

Évole continúa su artículo afirmando que sabe “por experiencia cómo las gastan las patronales de la gran industria cárnica”. “Cómo se organizan para imponer su discurso. Tienen medios y recursos. Meterte con ellos sale caro. Aunque lo que denuncies sea una evidencia”.

“Da igual que enseñes cerdos con deformaciones como que denuncies algo tan contrastado como que las macrogranjas contaminan y que el trato que reciben sus animales no sería el más exquisito. Todos lo saben, es muy fácil verificarlo. Pero ponen en marcha su maquinaria para colárnosla, en una mala praxis política y mediática cada vez más habitual”, agrega.

Y deja una advertencia final: “Corten la noticia difundida sobre Garzón como si fuese el roscón. Comprobarán fácilmente dónde está el haba. Si no la señalamos, si no evitamos comérnosla, no solo acabaremos pagando el pastel, sino que nos va a salir bastante caro”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente