Jon Moxley aparca su carrera en todo lo alto para tratarse de alcoholismo

·5 min de lectura
TOKYO, JAPAN - JANUARY 04: Jon Moxley reacts during the New Japan Pro-Wrestling 'Wrestle Kingdom 14' at the Tokyo Dome on January 04, 2020 in Tokyo, Japan. (Photo by Masashi Hara/Getty Images)

Jon Moxley, anteriormente conocido como Dean Ambrose, es una estrella mundial del wrestling, con una espectacular carrera tanto en la mastodóntica WWE como en los circuitos independientes, así como actualmente en una AEW de crecimiento imparable. Ha sido campeón allá por donde ha pasado y ha protagonizado combates para la historia, pero ahora tiene ante sí al alcoholismo como rival más duro contra al que se ha enfrentado. El mismo que le ha llevado a bajarse momentáneamente del ring para ingresar en una clínica de desintoxicación para poner fin a esta gran piedra en el camino.

Jon Moxley me ha dado permiso para informar de que está ingresando en un programa para el tratamiento del alcoholismo. Jon es un miembro muy querido de la familia AEW. Estaremos cerca de Renee [su esposa], su familia y amigos mientras él se centra en su recuperación”. Con estas palabras y a través de las redes sociales, Tony Khan, presidente de la AEW y amigo íntimo de Moxley informaba al mundo de la situación del wrestler. “Jon está tomando una decisión muy valiente al pedir ayuda, y nosotros apoyamos su elección y le respaldamos en todo lo que podemos”, continuó Khan. “Me siento orgulloso de llamar a Jon mi amigo, y como muchos de vosotros también soy fan de Mox y espero el momento en el que regrese al ring. Hasta entonces, gracias por apoyar a Jon y respetar su privacidad”. Un panorama que, al menos de puertas para fuera, no se veía venir.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver una publicación de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Tras varias actuaciones estelares, Jon Moxley tenía por delante varios acuerdos con AEW, incluidos combates en eventos de peso para la compañía, así como de la empresa independiente puntera Game Changer Wrestling, de la que es actual campeón. Un gran momento y una repercusión que no son más que el fruto de la dedicación de alguien que, simple y llanamente, ama la lucha libre. Alguien a quien le da igual ser cabeza de cartel en un evento de pay-per-view con decenas de miles de personas en un estadio o sorprender a los 100 asistentes a una velada de wresling independiente para la que ni siquiera estaba anunciado. Esto último fue precisamente lo que sucedió no hace demasiado, cuando apareció sin anuncio previo en un show independiente de Seattle para suplir a Eddie Kingston. El centenar de aficionados que se habían dado cita no daban crédito. Alguien que ha ganado todo el dinero del mundo a lo largo de su carrera, que tiene a sus espaldas contratos millonarios con la WWE o la japonesa NJPW, estaba allí por amor al arte.

Si bien es cierto que los problemas con el alcohol de Jon Moxley no eran algo nuevo, llegar a este extremo ha sido un palo importante para la nutrida legión de fans que respalda siempre al luchador. En alguna entrevista había confesado que durante su juventud fue un ávido bebedor, pero pocos podían imaginar que aquello sería el comienzo de una tormentosa adicción que acabaría llevándole a un centro de desintoxicación. “Gracias por toda la cantidad de apoyo. Jon es el tipo duro que todos sabemos. No podría estar más orgullosa de él por recibir la ayuda adecuada que necesita y por recibir el espacio para priorizar en su salud. No podría amarle más”, publicó su esposa Renee Paquette, con quien recientemente ha sido padre.

La decisión de Jon Moxley de buscar ayuda ha sido aplaudida por absolutamente todo el mundo. Las redes sociales se han volcado con el wrestler y sus compañeros de profesión han ensalzado el valor de dar un paso tan importante para salir adelante. Todo un icono de la lucha libre profesional como CM Punk dedicó su espacio de promo en su última aparición en AEW para apoyar a Mox.

Jon no está hoy aquí, y es importante que le apoyéis en estos momentos”, comenzó el discurso de Punk. “Tengo alguna historia con Jon Moxley, y no me considero alguien cercano a él. Aun así, anoche recibí la noticia de su ausencia. Entiendo lo que significa intentar subir cada vez más alto en este negocio y, por mucho que lo hagas bien, siempre llega el momento de tomarte un descanso. Me criticaron mucho por ello y no quiero que nadie lo haga ahora con Jon porque estoy muy orgulloso de él. Si alguien tiene la necesidad de ser ayudado, que lo pida. No hay nada malo en pedir ayuda”.

Lo que comenzaron siendo vítores para CM Punk por su mera presencia en el ring se convirtieron en cánticos de ánimo para un Mox al que ahora le toca vencer a su rival más duro. Uno al que no se le derrota con espectaculares técnicas de wrestling, con violentos movimientos de lucha extrema o con cualquiera de los utensilios de los que los más hardcore se hacen acompañar en el ring. De nada vale ser el más duro en el cuadrilátero cuando tu oponente es una adicción y Jon Moxley se ha encontrado con el respaldo de mucha gente para librar esta batalla antes de su vuelta a la acción.

VÍDEO | Un luchador de wrestling salta desde el primer piso de un centro comercial durante un combate.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente