Johnson, frente a la oposición tras ver dispararse el número de muertos

1 / 2

Boris Johnson desestima "comparaciones internacionales" y prepara el desconfinamiento

El primer ministro británico, Boris Johnson, se enfrenta este miércoles en el Parlamento a una oposición que previsiblemente atacará su gestión después de que el Reino Unido se convirtiera en el segundo país con mayor número de víctimas mortales por coronavirus.

Aunque cada país tiene su forma de contar y las comparaciones son complicadas, los británicos superaron ya a los italianos con 29.427 muertes según el ministerio de Sanidad, una cifra que, sin embargo, se dispara a más de 32.000 según un conteo diferente de las agencias de estadística británicas.

Johnson, que estuvo él mismo hospitalizado -incluidos tres días en cuidados intensivos- por el covid-19, hace su primera comparecencia antes la Cámara de los Comunes después que la de la semana pasada se viera cancelada porque el primer ministro y su prometida tuvieron un bebé.

Se enfrentará así por primera vez al nuevo líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, elegido en abril en pleno confinamiento y que lleva tiempo esperando este careo con el conservador.

Starmer ha criticado reiteradas veces la "lenta" reacción del gobierno a la pandemia y pidió recientemente un "consenso nacional" sobre los próximos pasos a seguir.

El primer ministro deberá previsiblemente responder también sobre cómo y cuándo piensa relajar las estrictas medidas contra la pandemia decretadas el 23 de marzo y luego prolongadas hasta el 7 de mayo.

El jueves su gobierno debe revaluar la situación, pero todas las declaraciones de fuentes gubernamentales parecen indicar que el confinamiento se mantendrá, sobre todo tras conocerse el triste récord de muertos pese a que las infecciones y las hospitalizaciones van a la baja.

Sin embargo, tras su regreso a Downing Street, Johnson prometió presentar esta semana una "hoja de ruta" para relajar progresivamente el confinamiento lo que se espera que haga el domingo.

Esto no significa, sin embargo, que dicha relajación entre en vigor inmediatamente.