Johnson defiende penas más severas para terroristas como el de Londres

1 / 2
EFE/EPA/VICKIE FLORES

Londres, 30 nov (EFE).- El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, defendió este sábado la necesidad de que los terroristas como el que ayer perpetró una atentado con dos víctimas mortales en las inmediaciones del puente de Londres cumplan penas más severas.

Usman Khan, de 28 años, que fue abatido a tiros por la policía tras apuñalar a varias personas, salió de la cárcel en diciembre de 2018 tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por haber planeado poner una bomba en la Bolsa de Londres.

"No tiene sentido que nosotros, como sociedad, liberemos antes de tiempo a personas condenadas por delitos de terrorismo y de violencia grave", declaró el primer ministro durante una visita a la zona de la capital británica donde el viernes, sobre las dos de la tarde, Khan apuñaló a diversas personas.

Johnson, favorito en las encuestas para ganar las elecciones generales del próximo 12 de diciembre en el Reino Unido, subrayó que el programa del Partido Conservador propone "endurecer las sentencias para los crímenes graves y violentos".

"Llevo mucho tiempo diciendo que creo que la práctica de liberar de forma automática a mitad de la sentencia y dejar ir a criminales realmente violentos antes de tiempo simplemente no funciona", agregó.

"En este caso, me temo que tenemos una prueba clara de que no está funcionando", agregó el mandatario conservador.

Johnson reiteró su agradecimiento por la rápida respuesta de la policía, que abatió a tiros al atacante cinco minutos después de recibir la alerta de que se estaba produciendo un apuñalamiento.

En el momento del ataque, Khan había participado en una conferencia organizada por la Universidad de Cambridge sobre reinserción de presos en un edificio en el extremo norte del puente de Londres.

Antes de que llegara la policía, un grupo de civiles lograron reducir en el suelo al terrorista.

Según han revelado medios británicos, los hombres que se encararon a Khan eran exconvictos que también habían sido invitados a la conferencia sobre reinserción, además de un cocinero de nacionalidad polaca.

"Quiero rendir tributo de nuevo, como creo que quiere hacerlo todo el país, a la enorme valentía que mostraron los ciudadanos que se enfrentaron a él de manera espontánea, poniendo sus propias vidas en peligro", declaró el primer ministro.

El ataque dejó dos víctimas mortales, un hombre y una mujer, cuya identidad todavía no se conoce, y otros tres heridos, uno de los cuales se encuentra en estado "crítico, aunque estable".