Joe Elsby Martin, el oficial de policía que enseñó a boxear a Cassius Clay

image

Algunas son las ocasiones en las que una persona puede ser determinante en el futuro de otra. Una palabra, un gesto o una invitación puede servir para que se tome una decisión y cambiar por completo el destino al que alguien se encaminaba.

Esto mismo sucedió un lluvioso día de invierno de 1954 cuando en la vida del joven Cassius Clay, que contaba con doce años de edad, la casualidad hizo que se cruzase en su camino el hombre que cambiaría por completo su vida: Joe Elsby Martin, un oficial de policía de la población de Louisville (Estado de Kentucky) que en su tiempo libre entrenaba y enseñaba a boxear a los muchachos del barrio en su gimnasio Columbia.

Joe, que por aquel entonces contaba 38 años, se encontró a Cassius cuando éste fue a poner una denuncia pues alguien había robado su flamante bicicleta nueva que esas navidades le había regalado su padre con gran esfuerzo.

[Te puede interesar leer: Alice Clement, pionera del cuerpo de detectives de la policía de Chicago]

El muchacho estaba enormemente disgustado y llevaba los ojos llenos de lágrimas. Quería que la policía atrapara al ladrón y le devolvieran su bicicleta.

Mientras formulaba la denuncia Clay le dijo al policía que tenía ganas de saber quién era el que se la había robado para darle un buen puñetazo, a lo que Joe contestó ‘Si pretendes golpear a alguien primero tendrás que saber cómo hacerlo’ y posteriormente invitó al muchacho a que fuese a entrenar a su gimnasio, donde le enseñaría a boxear.

Aquel era un nuevo mundo para el joven Cassius, pero tal y como entró en el local de Joe todos sus sentidos y emociones se pusieron en marcha. El olor a sudor, el sonido de los golpes contra el saco, la visión de ver a otros chavales entrenando hizo que descubriera algo que cambiaría por completo toda su vida.

image

Una de las peculiaridades del gimnasio de Joe Elsby Martin era que allí estaban mezclados todos los chavales, sin tener en cuenta cuál era el color de piel de cada uno. Era uno de los pocos lugares que por aquella época no existía segregación racial alguna.

Cassius empezó a entrenar bajo las órdenes de Joe y muy pronto el oficial de policía vio que tenía madera de campeón. Para motivarlo mucho más le dijo que de seguir con esa buena evolución podría sacarlo en un programa que presentaba en la televisión local y que se llamaba ‘Campeones del mañana’, algo que lo motivó muchísimo más ante la emoción de poder salir por la tele.

Ese fue el principio del glorioso futuro que le esperaba a Cassius Clay quien tan solo seis años después ganaba la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma 1960 (en los que tuvo como entrenador al propio Joe).

image

[Te puede interesar leer: Maurice Tillet, el humano en el que se inspiraron para crear a Shrek]

Ya como profesional, Clay tuvo que cambiar de entrenador personal y a partir de aquel momento se hizo cargo de él Angelo Dundee, dándole una meteórica carrera como boxeador que lo convirtió en una de las leyendas vivas de ese deporte, siendo el campeón del mundo de los pesos pesados en tres ocasiones y protagonizando algunas célebres peleas pugilísticas que pasarían a los anales de la Historia (entre ellos el recordado como el ‘Combate del siglo’).

image

También cabe destacar que en 1964, justo después de ganar su primer título de los pesos pesados, Cassius Clay tomó mucha conciencia política y social, abrazó el islamismo y cambió su nombre por el de Muhammad Ali con el que sería conocido el resto de su vida.

No dejó de tener contacto con su viejo amigo y mentor Joe, al que nombró con frecuencia.

Joe Elsby Martin siguió entrenando muchachos en su gimnasio y alternándolo con su profesión de oficial de policía hasta que se jubiló. Falleció en 1996 a la edad de 80 años.

Por su parte, Muhammad Ali se retiró en 1981 y tuvo que luchar contra la enfermedad de Parkinson hasta el fin de sus días. Falleció el pasado 3 de junio de 2016.

[Relacionado: El legendario Mohamed Alí, el más grande, fallece a los 74 años]

Fuentes de consulta: nytimes / Gutenberg / boxrec