Joe Biden y Xi Jinping escenifican un acercamiento entre sus países antes de la cumbre del G20

Joe Biden y Xi Jinping escenifican un acercamiento entre sus países antes de la cumbre del G20

Ha sido, sin duda, un apretón de manos histórico, teniendo en cuenta sus protagonistas y el contexto político y la situación mundial actuales.

Los presidentes de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Joe Biden, se reunieron este lunes en Bali, horas antes del inicio de la cumbre del G20, para tratar temas tan importantes y delicados como la actual guerra en Ucrania o la reciente crisis del estrecho de Taiwán.

La actitud de ambos, con todo, fue optimista y de colaboración, como se encargaron de confirmar ambos presidentes.

"Vamos a competir vigorosamente", reconocía Joe Biden ante la prensa tras el encuentro con su homólogo chino, "pero yo no busco el conflicto. Busco gestionar esta competencia de forma responsable, y quiero asegurarme de que todos los países se atengan a las reglas de juego internacionales".

Biden hacía también referencia a la cuestión de "una sola China", dejando claro que "nuestra política al respecto no ha cambiado. Nos oponemos al cambio unilateral del Statu Quo por cualquiera de las partes, y nos comprometemos a mantener la paz y la estabilidad del estrecho de Taiwán".

Nueva cumbre, nuevos compromisos

Los compromisos de cara al G20 llegan también por parte de la Unión Europea, que anunció un desembolso adicional de 210 millones de euros en la lucha contra la crisis de seguridad alimentaria mundial.

Entre los factores que influyen en esta está por supuesto el cambio climático, todo un quebradero de cabeza para el secretario general de la ONU, António Guterres:

"Es evidente que necesitamos un nuevo enfoque", reconocía Guterres a su llegada a Indonesia. "Y por eso propongo un pacto histórico entre economías desarrolladas y emergentes, un pacto de solidaridad climática que combine las capacidades de los recursos de las economías desarrolladas y emergentes en beneficio de todos".

La mayoría de los líderes de los países del G20 ya están en Bali para participar en una reunión de marcado carácter económico que este año estará sin duda condicionada por sus diferencias sobre la invasión rusa de Ucrania. Como ya estaba anunciado, el presidente Vladímir Putin será sin duda la gran ausencia en Bali.