El príncipe de Bélgica que rompió la cuarentena en España y contrajo coronavirus

LA NACION

El sobrino del rey Felipe participó de una reunión con 27 personas en la ciudad española de Córdoba, contrajo coronavirus, y pidió disculpas por sus actos a través de un comunicado

El príncipe Joaquín de Bélgica es el sobrino de Felipe, el monarca de esa nación. El fin de semana pasado viajó a España y concurrió a una fiesta con unas 27 personas que claramente incumplía las normas de la cuarentena impuestas en ese país a causa de la pandemia de coronavirus. Cuando regresó a territorio belga, se supo que había contraído el temido virus.

Ahora, quienes fueron a la celebración junto al miembro de la familia real de Bélgica están bajo observación y en aislamiento obligatorio y el joven príncipe, de 28 años, emitió un comunicado en el que se arrepiente "profundamente de sus actos". Pero el daño estaba hecho.

Según la reconstrucción de los hechos que realizó el medio español El Confidencial y luego continuaron diversos medios belgas, Joaquín, hijo de la princesa Astrid y el príncipe Lorenzo, viajó a la ciudad de Córdoba, en la región española de Andalucía el pasado 24 de mayo. Dos días más tarde, asistió a una fiesta en una mansión privada a la que concurrieron unas 27 personas, algunas de las cuales venían desde Sevilla.


Las normas que rompió Joaquín

España es uno de los países más castigados de Europa por la pandemia de coronavirus. Allí, al día de hoy hay unos 286.000 afectados y más de 27.000 muertos. En este momento, se encuentran en la fase dos del proceso de aislamiento de la población para evitar la propagación del virus.

En el contexto de las normas que rigen en el país ibérico en esta etapa de cuarentena, el príncipe Joaquín rompió abiertamente al menos dos de las medidas impuestas. En primer lugar, cada personas que ingrese a España debe permanecer unos 14 días aislado. En segundo lugar, las reuniones permitidas no pueden exceder el número de las 15 personas.

Según la Casa Real de Bélgica, el príncipe había asistido en Córdoba a una "reunión familiar", aunque la índole de la ceremonia no quita el hecho de que el número de personas haya excedido el permitido en España en esta etapa de la pandemia.

En cuanto a su viaje al país, Joaquín lo tenía permitido ya que realiza en España prácticas empresariales. Además, en el aspecto sentimental, el príncipe se encontraría en una relación con la joven andaluza Victoria Ortiz Martínez Segrera, miembro de una familia de alta alcurnia cordobesa dedicada a la agroindustria.


Test positivo

Las consecuencias de la participación en la fiesta se volvieron mucho más graves tiempo más tarde, cuando la propia Casa Real de Bélgica comunicó a los medios de ese país la noticia de que el príncipe había regresado de España, se había sometido al test de coronavirus -ya que, además, presentaba síntomas de la enfermedad- y efectivamente, el resultado le había dado positivo.

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, fue muy crítico de la actitud del príncipe y de los que asistieron a la fiesta, actitud que calificó como una "enorme irresponsabilidad". Dice que este tipo de cosas en Córdoba "no se pueden volver a repetir" porque ponen en peligro tanto a los que asisten a este tipo de ceremonias como al "conjunto de la sociedad".

El viernes pasado fue cuando la Policía Nacional, a través de un informe de la subdelegación de Andalucía, se puso en conocimiento de la reunión que rompió la cuarentena. Inmediatamente localizaron a las personas que habían concurrido al lugar, y los instaron a mantener un aislamiento obligatorio por lo menos por dos semanas.

Los reyes de Bélgica, Matilde y Felipe, son los tíos de Joaquín, el principe que rompió la cuarentena en España

El pedido de disculpas

Joaquín, en tanto, emitió hoy un breve comunicado de disculpas a través de un texto que envió a la agencia EFE. Allí reconoció "no haber respetado todas las medidas de cuarentena" y pidió "disculpas" por ello. Señaló también que se arrepiente "profundamente" de sus actos y acepta las consecuencias de los mismos.

El texto tiene apenas un párrafo, está escrito en español y en inglés y fue hecho llegar a la agencia citada a través del abogado y vocero de Joaquín en Córdoba, Mariano Aguayo Fernández de Cordova.

"En estos momentos difíciles", escribió el príncipe Joaquín, no pretendía "ofender ni faltar al respecto de nadie". "Me gustaría disculparme por no haber respetado todas las medidas de cuarentena durante mi viaje", señaló el sobrino del monarca belga.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La guerra de Alfredo Adame contra su exesposa y la "energía tóxica" que le costó la relación con uno de sus hijos

La historia de amor de Hanna Jaff, la mexicana que pronto será parte de la realeza británica