Joaquín de Luz (CND) "on fire": En este país no hay política cultural

Joaquín de Luz y Daniel Bianco (dcha). EFE/CBarrigós

Madrid, 4 dic (EFE).-La Compañía Nacional de Danza (CND) tiene el mismo presupuesto para programar en un año que el New York City Ballet para comprar zapatillas, ha lamentado hoy su director, Joaquín de Luz, que está "on fire" contra un sistema "disfuncional" que "maltrata a la danza": "En este país no hay política cultural".

"Creo que en estos meses de legislatura fallida no he oído la palabra 'Cultura' ni una vez", ha asegurado este miércoles De Luz durante la presentación en el Teatro de la Zarzuela, acompañado de su director, Daniel Bianco, de "El Cascanueces", que estrenará la CND el 10 de diciembre.

El director de la CND ya ha adelantado que no tiene ninguna intención de "seguir la tradición" de su antecesor, José Carlos Martínez, de programar ese título cada Navidad: "si tenemos dos semanas al año en Madrid no las voy a gastar en esto. Es de locos. No tenemos sede y sí mucho que programar", ha argumentado.

Todavía no ha cumplido cien días en su puesto pero tiene claro que ha llegado el momento de "reivindicar" y, cuando haya Gobierno, "de reclamar" porque se ha encontrado "muchas dificultades": "quienes me decían que si estaba loco aceptando, tenían razón".

"No me arrepiento de haber venido pero tengo que decir lo que hay. No puedo ponerme plazos ni líneas rojas, tengo que luchar y pedir. No me gusta la queja y por eso doy cifras: tenemos 1,7 millones de euros al año para programar y girar, y la mitad de eso es lo que se gasta en zapatillas el New York City Ballet", en el que él ha trabajado los últimos quince años.

El Auditorio Nacional, ha comparado, tiene siete veces más presupuesto y hay más de cien orquestas públicas en el país: "hasta que no se siente un Nacho Duato o una Tamara Rojo en el Consejo de Ministros, no va a cambiar nada", ha afirmado.

Para De Luz (San Fernando de Henares, Madrid, 1976) "la danza está muy maltratada dentro de la cultura; hay un bloqueo, una disfunción del sistema. Luego te encuentras a ballets rusos muy mediocres en la Gran Vía en cartel tres meses".

Además de reclamar sede propia, "algo básico e imprescindible", De Luz cree que es fundamental cambiar el convenio de los bailarines, "aunque se le echen al cuello los sindicatos", porque los horarios que tienen son totalmente "incompatibles" con la actividad artística, "están en las antípodas de lo que debe ser".

Quiere recuperar la CND2 y "mezclar mundos", con colaboraciones, por ejemplo, con los Teatros del Canal ahora que los dirige Blanca Li, y "poner la danza donde tiene que estar": "no he venido para traer ballets bonitos de Balanchine o Robins o a pasearme".

Le gustaría pedirle a filántropos que conoce en Estados Unidos contribuciones para la CND, "pero al estar bloqueada la Ley de Mecenazgo resulta que, si nos dan 500 000 euros, Hacienda puede decir que los va a usar para comprar pianos para el Auditorio, y eso no puede ser", ha indicado.

Sobre "El Cascanueces" ha señalado que es un programa "muy importante" porque lleva "mucha gente al teatro", tanta que en el New York Ballet City supone el 60% de la recaudación de todo el año "y eso que las entradas son a 200 dólares".

"Aquí -ha precisado entre risas Bianco- están entre los 4 y los 50 euros, mucho más barato que cuando se hizo en el Real".

La versión del célebre ballet de Petipa es de José Carlos Martínez, que "tiene baile en todas las escenas y trucos de magia muy buenos; es una producción muy redonda", ha alabado De Luz.

Hasta ahora ha continuado con la programación de Martínez pero en enero empezarán a ensayar algo que no quiere desvelar pero que será "muy significativo".

Por Concha Barrigós.