Jill Biden da carpetazo a la era Melania y sigue la estela de Michelle Obama

Uxía Prieto
·Periodista en El HuffPost
·1 min de lectura
(Photo: Getty Images)
(Photo: Getty Images)

Jill Biden no será una primera dama más. La doctora seguirá ejerciendo de profesora mientras compagina las labores del cargo y promete no parecerse ni en el blanco de los ojos a Melania Trump. Tampoco en lo que a moda se refiere.

Es de sobra conocido el lujo ostentoso de Trump, para ella más siempre es más. Biden, por el contrario, es la viva imagen del clásico estilo americano. Todo apunta a que la nueva primera dama utilizará el cargo para promocionar a nuevos talentos estadounidenses como hizo en su día Michelle Obama, aunque seguramente arriesgando menos que esta última.

Jill y Joe Biden a su llegada al Capitolio. (Photo: Getty Images)
Jill y Joe Biden a su llegada al Capitolio. (Photo: Getty Images)

Biden ya ha dado la primera pista durante la investidura y ha elegido un diseño de Markarian, creado por la joven Alexandra O’Neil. Se trata de un dos piezas azul formado por un abrigo de tweed con puños de terciopelo y un vestido con perlas y cristales de Swarovski.

La primera dama ha llevado una mascarilla a juego, tacones de terciopelo en el mismo tono que las solapas del abrigo y guantes de piel.

La firma elegida por Biden tiene su base de operaciones en Nueva York y es conocida por hacer diseños a medida de forma sostenible. La primera dama ya apostó el martes por una firma consciente con el medio ambiente, Jonathan Cohen, que ha hecho del reciclaje de materiales y tejidos su seña de identidad.

Biden, de 69 años, ha vuelto a hacer gala una vez más de la discreción que la caracteriza y que posiblemente será su bandera durante los próximos cuatro años. Se acabaron las pomposas decoraciones de Navidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

La recatada doctora Jill Biden, la nueva la primera dama de EEUU

Nunca dos abrigos dijeron tanto como estos de Kamala Harris y Jill Biden

El simbolismo y la reivindicación del 'look' de Kamala Harris

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.