Jesús Carmona: "El flamenco triunfa porque sale del corazón y del alma"

·3 min de lectura

Moscú, 9 jun (EFE).- "Creo que el flamenco y la danza española triunfan porque es un arte que sale del corazón y del alma", comenta hoy a Efe Jesús Carmona, galardonado con el "Benois de la Danse 2020-21" al mejor bailarín en el Teatro Bolshói de Moscú.

El bailarín, nacido en Barcelona en 1985, está emocionado y no para de sonreír, mientras confiesa que este triunfo -suyo y del flamenco- lo cogió desprevenido y todo "ha sido tan rápido y tan loco" que apenas atinó a levantarse cuando escuchó su nombre.

LOS ÓSCAR DE LA DANZA

Se trata de un lauro que se suma a una larga lista de premios, que incluyen el XX Certamen de Danza Española y Flamenco de Madrid en 2011, dos Latin UK Award, y más recientemente, el Premio Nacional de Danza 2020 en la categoría de Creación.

El Benois de la Danse, los Óscar de la danza, viene a confirmar la valía de este artista renovador que ha subido el flamenco y la danza española a la cima de la cultura internacional.

"Siento que es una responsabilidad importante con el mundo de la danza, y sobre todo, que se lo hayan dado a un español, que se lo hayan dado a un bailaor de danza española y flamenco", afirma, al señalar que este premio significa un compromiso importante "con mi comunidad de artistas, la danza española y el flamenco".

Y es que el triunfo del flamenco y la danza española en una plaza tan clásica como el Teatro Bolshói, confirma que se trata de "un arte internacionalmente reconocido, un arte que ama el gran público, y siempre ha bebido de la tradición casi ancestral, al igual que la danza clásica", explica Carmona.

UNA MEZCLA DE FLAMENCO Y BALLET

Sin embargo, añade, en su obra el flamenco y la danza clásica "se complementan" y "han conseguido crear un lenguaje mixto entre las dos", algo que a todas luces valoró el jurado del Premio Benois de la Danse.

Incluso si quisiera bailar una pieza absolutamente clásica, confiesa, "el flamenco siempre se filtraría, porque está en mí, está en mi sangre, en mi tuétano, es parte de mí, no puedo separarlo de mí".

"Pero en todas mis piezas hay danza clásica, porque dentro de mi danza está lo clásico", añade, al recordar que comenzó a estudiar ballet a los nueve años.

Al referirse a la competición Benois de la Danse, el premio de danza más importante de Rusia y el mundo, confiesa que el evento le "ha sobrepasado".

AL CALOR DEL BOLSHÓI

"Yo creo que no tenía muy claro a dónde venía. Sabía de la importancia del premio, pero no sabía lo que rodeaba al evento. La gala fue como estar en una película, todo me parecía fascinante, fue muy divertido, muy emocionante", relata, y afirma que eso "pasa en pocos lugares del mundo".

Sin embargo, para él otro premio inesperado fue la reacción del público que asistió al evento, porque, según afirma, aunque había visitado otras veces Moscú, esta fue la primera vez que se presentó en el teatro Bolshói, el más importante del país, y por tanto, "es la primera vez" que visita Rusia "de verdad".

"Estar aquí en el Bolshói", al que considera "historia de la danza", "y recibir este calor del público, es algo que se va a quedar en mí para siempre", concluye.

Por Fernando Salcines

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente