Jelena Dokic quiere volver al tenis tras perder 53 kilos en 18 meses

Jelena Dokic durante un partido del Open de Australia de 2014. Foto: Robert Prezioso/Getty Images.

Jelena Dokic llegó a ser una de las mejores tenistas del mundo a principios de la década de 2000. Nacida en Croacia en 1983, cuando aún formaba parte de la antigua Yugoslavia, se mudó con su familia a Australia en 1994 como consecuencia de las guerras que azotaban su país de origen. En Sídney perfeccionó su juego, comenzó a participar en grandes torneos, alcanzó incluso las semifinales de Wimbledon y durante un tiempo estuvo tan arriba como en el cuarto puesto del ranking mundial de la WTA. En varias ocasiones fue capaz de vencer a la que era número 1 del momento; la más sorprendente, en 1999, con solo 16 años, sobre Martina Hingis.

Su carrera, sin embargo, empezó a sufrir altibajos. Las lesiones, sobre todo en la muñeca derecha, también la afectaron. Así, en 2014 decidió poner punto final y retirarse. En ese momento comenzaron a aflorar sus problemas psicológicos, fruto de años de abusos y presiones por parte de su padre para aumentar su rendimiento, tal como contó en su autobiografía publicada en 2017.

Eso le llevó a trastornos alimentarios que le causaron un aumento de peso notable. No era solamente una cuestión estética, sino que corría el riesgo de sufrir problemas graves de salud. Pero decidió esforzarse al máximo para ponerle remedio.

Así, según ella misma relata, cambiando su estilo de vida ha logrado una reducción de peso espectacular: ha bajado 53 kilos en apenas un año y medio. Y no lo cuenta para presumir: “creo que es importante no mostrar solo las imágenes bonitas en Instagram, que también las tengo; también hay que ser sinceros y enseñar de vez en cuando historias e imágenes no tan perfectas. Esta es la realidad de la vida. Todos tenemos historias duras, batallas y viajes, y estoy orgullosa de las mías”, indica en el pie de la foto que ha compartido en esa red social.

“Esto es, lo primero, una batalla mental, y luego una física. Y es duro. La pelea para ser más sana y estar en forma empieza en la cabeza y es una lucha contra ti misma”, añade.

Es más: ahora que vuelve a estar en forma, no descarta regresar en serio al tenis. Ya participó en el torneo de leyendas del Open de Australia, la única gran competición que se ha podido disputar este 2020 antes de la pandemia del coronavirus. “Jugué bastante bien, incluso las voleas. Me encantaría tener la oportunidad de volver a la cancha, incluso si solo fueran partidos de dobles o leyendas”.

En este sentido, le puede venir bien el hecho de que, cuando la epidemia esté superada, probablemente la mayoría de competiciones que se disputen sean nacionales, sin necesidad de viajar a otros países, por lo que no habría competidoras extranjeras de alto nivel a las que enfrentarse. “Sería genial tener tenis nacional, competiciones nacionales, y yo querría participar”.

Porque, por mucho peso que haya perdido, no hay que olvidar que Dokic tiene ya 37 años. La vuelta al circuito de élite parece improbable por una simple cuestión biológica. Aun así, la transformación física que ha protagonizado es digna de aplauso y demuestra que con una voluntad fuerte todo es posible.

Más historias que te pueden interesar: