El despido de Jeff Hardy de la WWE nos trae los fantasmas más oscuros del wrestling

·4 min de lectura
Jeff Hardy makes his way to the ring during the WWE World Cup Quarterfinal match as part of as part of the World Wrestling Entertainment (WWE) Crown Jewel pay-per-view at the King Saud University Stadium in Riyadh on November 2, 2018. (Photo by Fayez Nureldine / AFP) (Photo credit should read FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images)

Pocos wrestlers son tan queridos, admirados e incluso idolatrados como Jeff Hardy. El ‘Enigma Carismático’ tiene a sus espaldas muchas horas de vuelo (entiéndanse los dos juegos de palabras). Todo un veterano de la lucha libre que ha pasado por las promotoras independientes más importantes y ha marcado una época en la todopoderosa WWE. Debutó con 17 años y en su cintura han descansado todo tipo de cinturones de campeón, incluidos varios por parejas con su hermano Matt formando los icónicos Hardy Boyz. Un legado a la altura de muy pocos, pero que también va acompañado por un pasado un tanto oscuro, que le ha lastrado en diferentes momentos de su carrera y que le acaba de poner en la cuerda floja.

Cuando Jeff Hardy abandonó un combate de un show no televisado hace unos días, se dispararon todas las alarmas. El ‘Enigma Carismático’ se mostró errático durante toda su actuación y terminó dejando la escena antes de tiempo, perdiéndose entre el público sin que nadie entendiese nada, pero disparando los rumores. Su pasado, sus escarceos con las drogas y el alcohol y algún que otro asterisco en su trayectoria como wrestler se encargaron de hacer el resto. Se dijo que Jeff estaba bajo el efecto de sustancias y que era otro episodio más de su ‘cara b’. Y en medio de dimes y diretes, la WWE decidió cortar por lo sano después de que Hardy se negase a pasar por el programa de rehabilitación de la empresa y le despidió. De golpe y porrazo, después de haberle renovado recientemente e incluso presuponerse un último push por el título de campeón ante Roman Reings.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un video de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

Con toda esta confusión, los fans de Jeff Hardy se llevaron las manos a la cabeza (una vez más). Sólo ellos saben lo duro que es ver a su ídolo volver a las andadas. Volver a fallarles. Volver a ser el Jeff no quiere ver nadie. Volver a liarla como en aquel vergonzoso combate contra Sting en el Victory Road de 2011. Hablamos del que es posiblemente el episodio más triste de la carrera del ‘Enigma Carismático’, cuando se subió al ring totalmente drogado en el que debía ser uno de los momentos más importantes de su trayectoria, pero que duró menos de un minuto hasta que el árbitro dio por concluido un bochorno que le persiguió durante muchos años. Un bochorno que volvió a la memoria de muchos diez años después.

Sin embargo, en esta ocasión nadie ha podido demostrar que Jeff Hardy subiese al ring intoxicado. Todo lo contrario. Varios trabajadores de la WWE aseguran haber estado con el wrestler minutos antes de saltar a escena y no percibir ningún tipo de comportamiento extraño en él, al tiempo que recalcan que el luchador lleva un tiempo lidiando con lesiones de espalda y de rodilla. Entonces, ¿por qué iba a querer la WWE que se sometiese al programa de rehabilitación? Algo no cuadra, los aficionados se pierden y Matt Hardy, el mayor de los Hardy Boyz, sale en defensa de su hermano.

“No hay ninguna razón para preocuparse o inquietarse por Jeff”, comentó Matt en uno de sus streams en Twitch. “Antes de que nadie se apresure a juzgarle, obviamente la WWE le hizo un test de drogas después de todo lo sucedido, así que hay que esperar al resultado y cuando salga que está limpio espero que todo el mundo mire esto con mejores ojos”, continuó el hermano mayor, que aprovechó para agradecer a la WWE que se preocupase por Jeff y le facilitase su rehabilitación en 2019, cuando sí la necesitó. “La WWE se sintió entre la espada y la pared por el historial de Jeff, Le pidieron que fuese a rehabilitación, pero él se negó porque cree que no la necesita. Yo tampoco creo que la necesita. Hace mucho tiempo que no veía a Jeff tan bien como ahora”.

¿Entonces qué? ¿Qué está pasando? ¿Ha forzado Jeff Hardy su salida de la WWE cansado de que le fuercen a subir al cuadrilátero sin haberse recuperado de sus lesiones, de que le traten de vez en cuando como una mero jobber que persigue el cinturón 24/7 o de no tener su última gran oportunidad por un campeonato? ¿O todos los rumores son ciertos y la compañía no ha querido seguir dando la cara por él? ¿Qué hacemos? ¿Qué creemos? ¿Es la pintura del rostro de Jeff Hardy la careta para esconder sus vergüenzas o el look de guerra de alguien que todavía no quiere enterrar el hacha? Verle promocionando eventos de firmas con fans y actuaciones musicales para los próximos días tranquiliza. Sus cameos en las redes sociales de Matt Hardy con un aspecto inmejorable tranquilizan aún más. ¿Estamos ante su fichaje por la AEW (competencia de la WWE) y la enésima vuelta de los Hardy Boyz? ¡Ojalá! Cualquier cosa que no signifique una nueva decepción, sino un “os dije que Jeff no la había liado” y no un “a ver cómo le defiendo ahora”. Hay que ver lo duro que es ser fan del ‘Enigma Carismático’.

Vídeo | Un luchador de wrestling salta desde el primer piso de un centro comercial en un combate

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente