El nuevo jefe del OIEA es un experto en seguridad, desarme y no proliferación

1 / 3
EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

Viena, 2 dic (EFE).- El argentino Rafael Grossi, elegido este lunes como nuevo director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), es un experimentado diplomático, con especial enfoque en temas de seguridad y asuntos nucleares.

Grossi, de 58 años de edad, es el primer latinoamericano en dirigir este organismo del sistema de Naciones Unidas, creado en 1957 para atender los riesgos y amenazas, y también todo el potencial de la tecnología atómica.

El nuevo director del OIEA era hasta ahora embajador de Argentina ante Austria, Eslovenia y Eslovaquia, y ante los organismos internacionales con sede en Viena, entre ellos el propio OIEA.

Tras titularse en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Argentina, Grossi realizó sus estudios diplomáticos en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación en Buenos Aires.

Además, tiene una maestría en Relaciones Internacionales y un doctorado en Historia y Política Internacional por la Universidad de Ginebra (Suiza).

Grossi trabajó en la Dirección de Asuntos Nucleares de la Cancillería de Argentina y ha representado a su país en numerosos foros internacionales de asuntos de seguridad, desarme y no proliferación nuclear.

En 2002 fue nombrado jefe de Gabinete de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya.

Sin embargo, su carrera ha estado vinculada en gran parte al mundo de la energía atómica.

Grossi conoce bien el Organismo del que es ahora su máximo representante: entre 2009 y 2013 fue su director adjunto para asuntos políticos y jefe de Gabinete del anterior director, Yukiya Amano, fallecido el pasado julio.

En 2015 presidió la Conferencia Diplomática sobre la Convención de Seguridad Nuclear, convocada para revisar cuestiones de seguridad atómica tras el accidente en la central nuclear de Fukushima (2011).

Este año Grossi fue elegido como presidente de la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) que se celebrará en 2020, un cargo que no ejercerá tras asumir hoy la jefatura del OIEA.

El diplomático es padre de ocho hijos, y habla inglés, francés, italiano y alemán.