Jefe de diplomacia italiana es el primero en visitar Washington tras llegada de Biden

·2 min de lectura
El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (derecha), recibe al ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, como su primer visitante en el Departamento de Estado.

Italia se convirtió el lunes en el primer país en enviar a su ministro de Relaciones Exteriores a Washington tras la llegada del presidente Joe Biden, en momentos en que la diplomacia en persona se reanuda gradualmente luego de haber sido detenida por la pandemia.

Al recibir a su primer par extranjero en el Departamento de Estado, el secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi Di Maio, usaron mascarillas y no se dieron el tradicional apretón de manos en el marco de una visita destinada a conmemorar los 160 años de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Blinken dijo que durante el encuentro se tratarían temas como la situaciones de Afganistán, Ucrania y Libia, de preocupación especial para Italia, así como la crisis de la pandemia de coronavirus y el cambio climático.

"Principalmente, esta es una oportunidad para apreciar este aniversario histórico, pero especialmente para reafirmar nuestro compromiso de trabajar juntos", señaló Blinken.

"La democracia y los derechos humanos son otras cosas que nos ha mantenido unidos durante muchos años. Y, en el futuro, la voz de Italia también es crítica en estos temas", añadió.

Los comentarios de Blinken, aunque breves, marcan un nuevo contraste con su predecesor el republicano Mike Pompeo, quien evitaba dirigir siquiera alguna palabra cuando se presentaba ante las cámaras acompañado de visitantes en el Departamento de Estado.

Di Maio también se reunirá con el destacado científico estadounidense Anthony Fauci y la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ambos italoestadounidenses, y participará de un homenaje en el Capitolio a un oficial de policía muerto en un ataque a principios de este mes.

Biden se ha abstenido de la habitual oleada de diplomacia al comienzo de una nueva administración, ya que su equipo desalentó los viajes en un esfuerzo por detener la propagación del covid-19 en Estados Unidos, que suma más de 560.000 fallecidos y 31 millones de infectados durante la pandemia.

sct/ec/llu/lda