Javier Zarzalejos: "Rajoy es más de derechas que Aznar"

Antonio Ruiz Valdivia
Javier Zarzalejos

Fue el gran 'fontanero' de José María Aznar. Javier Zarzalejos (Bilbao, 1960) susurraba al oído al presidente en La Moncloa como secretario general de Presidencia desde 1996 hasta 2004 y hoy sigue a su lado como director de la fundación Faes.

Y ha decidido plasmar sobre el papel algunas de sus vivencias en el libro No hay Ala Oeste en La Moncloa, editado por Península. Todavía rememora cómo le impactó el momento de llegar al palacio tras la victoria frente al PSOE. Uno de los recuerdos: ver de lejos a Felipe González despidiéndose de sus colaboradores. Era el turno de Aznar, un hombre al que define como "tímido" y con una gran autodisciplina. Hablaba con sus silencios, recuerda, lo que despistaba y desconcertaba a sus interlocutores . Y sigue defendiendo que España no fue a la guerra de Irak ni el Gobierno mintió sobre el 11-M.

¿Cómo es trabajar codo con codo con Aznar?

Una gran experiencia personal y política y una exigencia profesional.

¿Cómo lo definiría políticamente?

Es un liberal conservador con una clara vocación reformista.

¿Y personalmente?

Él mismo se define como tímido, y lo es. Es un hombre que se aplica autodisciplina, esa es una faceta admirable.

Pasó los ocho años en Moncloa con él. Se vio una evolución del Aznar que llegó al del final, con su foto con Bush en las Azores y su intento de estar en la escena internacional. ¿Salió un hombre distinto?

No creo que se trate de que salga un hombre distinto. Con ocho años de gobierno y en esos niveles, pues inevitablemente tiene experiencia, nuevos enfoques de los problemas, más información, una perspectiva distinta. Y una de las preocupaciones del presidente fue el fortalecimiento de la posición internacional de España y europea. Eso tiene dos grandes capítulos: el euro y la ampliación de la UE y la relación atlántica. Esta última adquirió una nueva dimensión después de los atentados del 11-S y una nueva complejidad. Se hace una política de...

Sigue leyendo en El HuffPost