Japón se mantiene incontestable en el Grand Slam de Judo de Hungría

·2 min de lectura
Japón se mantiene incontestable en el Grand Slam de Judo de Hungría

La segunda jornada del Grand Slam de Judo en Hungría arrancó con una emotiva ceremonia, con 200 judocas ucranianos refugiados en Hungría como grandes protagonistas. Todos ellos compartieron tatami con los que son sus héroes, los mejores judocas del planeta.

Tras la ceremonia, judocas y público guardaban un sentido minuto de silencio en recuerdo del difunto Shinzo Abe, ex primer ministro de Japón.

El presidente de la Federación Internacional de Judo, Marius Vizer, daba después el pistoletazo de salida de la segunda jornada de campeonato junto al ministro de Defensa húngaro, Kristóf Szalay-Bobrovniczky, y el vicepresidente de la FIJ, László Toth.

Ya en plenos combates, Japón siguió sumando oros, en este caso en menos de 63 kilos. Megumi Horikawa atrapaba en la final a la polaca Angelika Szymanska con un rápido juego de piernas para lograr un waza-ari que le daba su tercer oro en un Grand Slam.

El presidente de Montenegro, Milo Dukanović, fue el encargado de colgar las medallas.

"Hice lo que venía haciendo en los entrenamientos", explicaba después Horikawa, "y me alegro de haber puntuado con ello al principio, aunque luego me sentí un poco frustrada porque el ippon se quedó en waza-ari. Pero me alegro de haber seguido sin cambiar el ritmo".

Japón, en racha

En menos de 73, el azerbaiyano Hidayat Heydarov sorprendió al actual campeón del Mundo Lashla Shavdatuashvili en una final que tuvo que resolverse en el Golden Score. Heydarov se mostraba pletórico tras ganar un combate tan trascendental en su carrera.

El ministro de Defensa de Hungría, Kristóf Szalay-Bobrovniczky, hizo los honores en el podio.

"Cuando me he levantado esta mañana me he sentido muy fresco, y he sentido que iba a estar en la final", confesaba el campeón tras recoger su medalla. "Y cuando estoy en la final nunca se la voy a dar a mi oponente, así que sabía que el oro era mío".

En menos de 70, la japonesa Saki Niizoe escenificaba el perfecto ejemplo de lo que es acción reacción, transformando el ataque de la alemana Miriam Butkereit en un incontestable ippon que llevó el delirio a la grada. Un combate digno de recordar que se llevó su más que merecida ovación.

El presidente del Banco OTP, Sandor Csanyi, colgaba a Niizoe su presea dorada.

Brasil consiguió por su parte su primer oro en este torneo en menos de 81, donde Guilherme Schimidt derrotaba en la final al plata olímpico Saeid Mollaei. El secretario de Estado para el Deporte de Hungría, Adam Schmidt, hacía entrega.

La pasión por el judo en Hungría queda más que patente en la edad de muchos de sus aficionados, más que dispuestos a coger el relevo de los judocas más adultos. Este domingo, tercer y último día de Grand Slam, con los pesos pesados sobre el tatami. Imperdible.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente