Japón se dispone a levantar parcialmente el estado de emergencia

Japón confirmó este jueves que tiene previsto levantar el estado de emergencia en la mayor parte de las regiones del país, pero todavía no en las zonas más pobladas como Tokio, ante una fuerte caída del número de nuevos casos de coronavirus.

Las autoridades quieren levantar el plan antes de lo previsto en 39 de las 47 prefecturas, declaró este jueves el ministro de Economía Yasutoshi Nishimura.

"Tenemos la confirmación de que el número de nuevos casos ha caído por debajo de los niveles de mediados de marzo, cuando las infecciones comenzaron a propagarse", recalcó.

El miércoles se registraron 55 nuevos casos de infección en todo el país, 10 de ellos en Tokio.

En total, Japón ha registrado unos 16.000 casos de COVID-19 desde el comienzo de la crisis sanitaria, y 687 muertes, unos niveles mucho más bajos que los observados en Europa y Estados Unidos.

Pero ante un fuerte aumento de casos desde finales de marzo, que se temía que acabaran saturando los hospitales, el gobierno declaró el estado de emergencia a principios de abril, primero para Tokio y otras seis regiones, y luego para todo el país.

El plan estaba inicialmente previsto para un mes, pero se prolongó hasta el 31 de mayo en todo el territorio.

A diferencia de otros países, el estado de emergencia en Japón no significa confinamiento obligatorio.

Permite a las autoridades regionales recomendar a los ciudadanos que se queden en casa y a algunas empresas consideradas no esenciales que cierren temporalmente. No se prevén sanciones para los recalcitrantes.

Según los medios de comunicación locales, el gobierno hará un balance el próximo jueves sobre las ocho regiones en las que se espera que el estado de emergencia se mantenga por el momento, incluida Tokio y sus suburbios, así como Osaka (oeste).