Jakobsen 'el renacido' gana la 4ª etapa, Taaramae sigue de rojo

·2 min de lectura

Protagonista de una fatídica caída hace un año en la Vuelta a Polonia que casi le cuesta el devenir de su carrera profesional, el neerlandés Fabio Jakobsen conquistó este martes la cuarta etapa de la Vuelta a España, cuyo líder de la general, Rein Taaramae, se fue al suelo en el último tramo pero sin consecuencias.

El corredor del Deceuninck Quick Step, que se vistió de paso con el maillot de la regularidad, se impuso al término de un esprint masivo, por delante del francés Arnaud Démare (Groupama FDJ) y del danés Magnus Cort Nielsen (EF Education Nippo).

Jakobsen, de 24 años, que el año pasado sufrió una gravísima caída en un esprint en la primera etapa de la Vuelta a Polonia, ya había ganado dos etapas en la edición de 2019 de la ronda española. En Polonia, su compatriota Dylan Groenewegen lo envió a las vallas de protección y se llegó a temer por la vida de Jakobsen por un severo traumatismo craneal, además de varios dientes caídos.

Su milagroso regreso a al competición se produjo en abril en la Vuelta a Turquía, antes de ganar dos etapas en el Tour de Valonia el pasado mes de julio.

"Es un sueño hecho realidad. Luego de mi caída fue un recorrido difícil para poder volver. Muchas personas creyeron en mí, es un poco su victoria", se emocionó Jakobsen en meta.

- Taaramae sin consecuencias -

El estonio Taaramae, cuya caída tuvo lugar ya en zona de neutralización de tiempos, cuenta con 25 segundos de ventaja en la general sobre el francés Kenny Elissonde, y 30 segundos sobre el favorito Primoz Roglic.

La fuga del día, 100% española y protagonizada por Ángel Madrazo (Burgos-BH) y Carlos Canal (Burgos-BH) y Joan Bou (Euskaltel-Euskadi) vio sus esperanzas cercenadas a 13 kilómetros para meta.

El veterano Madrazo, relegado a 7 minutos y 25 segundos del líder de la general al inicio de la etapa, era el mejor clasificado en la general al inicio de la etapa.

A poco más de dos kilómetros para meta Rein Taaramae se fue al suelo. Pero se levantó al cabo de pocos segundos y pudo llegar a meta sin complicación aparente y conservando el mismo tiempo que el pelotón, con todos los favoritos.

"No sé cómo me fui al suelo", afirmó el estonio del Intermarche-Wanty. "Pero estoy bien, no tengo muchos daños, algunas pequeñas abrasiones".

El miércoles, la quinta etapa de 184,4 kilómetros prevista entre Tarancón y Albacete podría permitir al estonio conservar su maillot un día más. La victoria se jugará 'a priori' al esprint.

bur-mig/bpa/iga

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente