Jaime Mungía y Gabriel Rosado reviven la mayor rivalidad en el mundo del boxeo

·5 min de lectura
Cartel del combate entre Jaime Munguía y Gabriel Rosado correspondiente al 13 de noviembre de 2021, con el título intercontinental mediano de la Organización Mundial de Boxeo.

El sábado 13 de noviembre se escribirá un nuevo episodio en la historia de uno de los mayores antagonismos en el mundo del boxeo. Jaime Munguía (1996, Tijuana, México) y Gabriel Rosado (1986, Philadelphia) reavivarán la rivalidad entre México y Puerto Rico en un combate a doce asaltos con el título intercontinental mediano de la Organización Mundial de Boxeo. Una pelea presentada por Golden Boy y que podrá seguirse en todo el mundo (excepto México) por DAZN que ha vuelto a poner en pie de guerra a dos países con mucha tradición pugilística. Una herencia que se remonta desde los años 70 y que cuenta con episodios memorables de grandes campeones como Edwin Rosado, Julio César Chávez, Héctor Macho Camacho, Óscar de la Hoya, Miguel Cotto, Antonio Margarito o Canelo Álvarez. Un orgullo nacional que ahora está en manos de los dos boxeadores que se verán las caras como cabeza de cartel de una velada que tendrá en vilo a muchos aficionados.

A poco menos de un mes de su combate, Munguía y Rosado dejaron claro a Yahoo! Deportes que son plenamente conscientes de que representarán a todos sus compatriotas y que están llamados a seguir ampliando esa gran rivalidad que tantas y tantas noches de gloria ha dado al boxeo de sus respectivos países. “Espero una gran pelea. Que sea como siempre a lo largo de la historia entre México y Puerto Rico, un gran combate”, me cuenta Jaime Munguía mientras ultimaba su campamento. “Tenemos la responsabilidad de brindar una gran pelea. Mexicanos y puertorriqueños tienen un gran corazón encima del ring. Lo hemos visto en grandes campeones Macho Camacho o Miguel Cotto entre otros, y también se ven grandes mexicanos. Por eso te digo que va a ser una gran pelea”.

En referencia al mismo asunto, Rosado aporta un factor importante como es el peso de la historia. “Me siento bien orgulloso de estar en esta pelea con un mexicano guerrero. Creo que la última pelea grande entre un puertorriqueño y un mexicano fue entre Miguel Cotto y Canelo”. Aunque admite que juega con un poco de ventaja. “Lo que pasa es que vivo en Los Angeles y muchos de mis fanáticos son mexicanos. Son gente inteligente y que sabe de boxeo, y me respetan por mi estilo. Pero entiendo que esta pelea va a ser grande y la quiero ganar por la historia de los duelos entre Puerto Rico y México”.

Será un duelo a cara de perro, entre dos púgiles de esos que por sus raíces van para adelante, con el corazón. De esos que el aficionado agradece y el espectador ocasional disfruta. Algo que Gabriel Rosado tiene marcado a fuego desde muy joven. “Tengo mucho corazón y creo que por eso me apoyan los mexicanos. Eso no se entrena. Lo debes tener dentro. Me crié en Philadelphia, en un barrio muy duro, y tenía que pelear todos los días para ganarme el respeto de las calles”, me confiesa. Unas calles que le han forjado como boxeador, pero también como persona. “Me enseñaron que no puedes ser débil. Tienes que ser fuerte y esa mentalidad es lo que llevo al ring. Como dicen los mexicanos, nunca me rajo”. Una actitud muy marcada en su boxeo y que su rival tiene muy presente. “Cuando Rosado está lastimado es cuando es más peligroso, entonces hay que tener bastante cuidado con él. Además tiene mucha experiencia y eso también puede ayudarle”, me deja claro Munguía.

El problema, por llamarlo de alguna forma, es que Rosado no lo tendrá fácil en absoluto. Jaime Munguía llega al combate con un récord invicto de 37-0 y 30 nocauts. “Ser invicto es una gran responsabilidad y una motivación”, me comenta el mexicano. “Nunca he pensado en cómo será el día que pierda. Esperemos que nunca pase”. Rosado no piensa igual. “La gente que no sepa de boxeo se puede confundir por mi récord. Aunque no me dieron la pelea contra Daniel Jacobs, la gente sabe que gané. Y mi última pelea (contra Melikuziev) creo que fue nocaut del año… La gente ve en mí a un peleador diferente. Si Munguía no ve eso, está cometiendo un error”, avisa el boricua. “Es un peleador joven, que se siente invicto y es mi trabajo ganar y devolverle a la realidad”, continúa. “Sé que es fuerte y joven, pero siento que mi experiencia y mi trabajo van a ser suficiente para ganar la pelea. No creo que Jaime pueda hacer nada que no haya visto ya. Me he enfrentado a boxeadores como Golovkin o Peter Quillin”.

Las espadas están en todo lo alto y ambos púgiles saben que sus carreras seguirán por un rumbo u otro en función de este combate. Munguía me confesó quiere ser campeón del mundo en otras categorías de peso y Rosado que quiere que dentro de 30 años se siga hablando de él. Ambos quieren dejar un legado y tienen claro que esta pelea de rivalidad entre países es un gran escaparate. Sólo queda esperar a ver el desenlace. Munguía asegura que “voy a salir a buscar el nocaut. En el caso de que no pueda noquearlo, estoy listo para los doce asaltos”, mientras que Rosado me deja claro que “sé que le voy a ganar, pero… cómo decirlo de una forma agradable… La gente se va a sorprender. Voy a mostrar que estoy a otro nivel”. Are you ready tu rumble!?

Vídeo | Un niño afgano de 5 años muestra un talento innato para el boxeo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente