La izquierda francesa acuerda histórica unión para enfrentar al oficialismo en las legislativas

·4 min de lectura

El Partido Socialista de Francia selló un acuerdo para unirse a la primera gran coalición de izquierda en años. Al pacto, liderado por La Francia Insumisa, del excandidato presidencial Jean-Luc Mélenchon, también se sumó el pasado 2 de mayo Europa Ecología Los Verdes. Tras años de divisiones, la izquierda une fuerzas para tratar de arrebatar la mayoría parlamentaria que sostiene Renacimiento, el nuevo nombre del partido del recién reelegido presidente Emmanuel Macron.

El primer pacto de una coalición de izquierda en 20 años intenta limitar el espacio político del presidente Emmanuel Macron en el Legislativo.

Los partidos de esa ala política, divididos durante gran tiempo en Francia, se presentarán en una lista unificada a las elecciones legislativas de los próximos 12 y 19 de junio, luego de que el Partido socialista acordara unirse a La Francia Insumisa (LFI) y Europa Ecología Los Verdes (EELV).

"¡Con la Nueva Unión Popular podemos ganar las elecciones legislativas y cambiar la vida de la gente!", aseguró el legislador de La Francia Insumisa, Manuel Bompard, en referencia al nombre que han dado a la alianza.

Al acordar no presentar candidatos enfrentados entre sí en los 577 distritos electorales, la coalición de partidos de izquierda intenta dejar de lado las diferencias políticas y personales de larga data.

La formación está encabezada por el líder de la extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon, quien tras quedar como el tercer candidato más votado en la primera vuelta de elecciones presidenciales del pasado 10 de abril, impulsó un camino para desafiar a Macron en las Legislativas, algo a lo que se refiere como “la tercera vuelta”.

Mélenchon, un líder euroescéptico, dirige así la formación para alcanzar su objetivo declarado de convertirse en primer ministro y privar al oficialismo de la mayoría parlamentaria con la que ha contado el mandatario en su primer periodo de Gobierno.

“Vamos a hacer campaña juntos”, enfatizó el líder socialista Olivier Faure cuando anunció que el comité nacional del partido había decidido unirse a la coalición.

Los retos que deberá enfrentar la coalición de izquierda

La alianza no está exenta de riesgos. Mélenchon sigue siendo una figura divisiva entre los votantes de izquierda. El Partido Socialista, en particular, ha estado plagado de disputas sobre si debían apoyarlo o no.

Incluso, Stanislas Guerini, delegado general del movimiento oficialista, instó a los socialistas decepcionados por el trato de su partido con la extrema izquierda a unirse a ellos.

"Cuando veo al Partido Socialista abandonando sus creencias (proeuropeas) por unas pocas circunscripciones, les digo a los socialdemócratas: ¡únanse a nosotros!", dijo.

La naciente coalición necesitaría ganar la mayoría de los 577 escaños de la Asamblea Nacional, la Cámara Baja del Parlamento francés.

En la composición actual del Legislativo, el oficialismo y sus aliados políticos suman más de 300 escaños, lo que lo convierte en el favorito para ganar nuevamente la mayoría. Se espera que el respaldo se mantenga, luego de que Macron resultara reelegido el pasado 24 de abril, para otros cinco años en el Palacio del Elíseo.

La nueva alianza busca contrarrestar el poder de maniobra que tendría el presidente, considerado de centro-derecha, para aprobar las propuestas de su programa de gobierno. Entre ellas, el polémico proyecto para aumentar la edad de jubilación de los 62 a los 65 años.

En el acuerdo, publicado el pasado 2 de mayo entre los Verdes y LFI, las bancadas aseguraron que entre los objetivos trazados para llevar al Parlamento está reducir la edad de jubilación a 60 años, aumentar el salario mínimo y limitar los precios de los productos esenciales.

El partido de Macron cambia de nombre y forma alianzas

El oficialismo no se queda atrás y se prepara con un cambio de marca y la formación de alianzas con otros partidos moderados antes de los comicios.

El jueves 5 de mayo, el oficialista La República en Marcha anunció que pasa a llamarse Renacimiento, en un intento por reinventarse y “seguir existiendo” como formación “popular y abierta a los ciudadanos”, recalcó Guerini.

El movimiento de Emmanuel Macron se une a otros dos partidos de la mayoría presidencial bajo la etiqueta común, Juntos, de la que forman parte el centrista Movimiento Demócrata (MoDem) y el conservador Horizontes, este último creado por el exprimer ministro Édouard Philippe.

"Tenemos la ambición de dar al presidente y al futuro Gobierno una mayoría estable, sólida, dinámica, viva, para conseguir que el quinquenio que se inicia tenga éxito", destacó el exjefe de Gobierno.

Las proyecciones iniciales de las encuestas indican que el partido de Macron está camino a ganar los comicios. Pero los sondeos se realizaron antes de ser confirmada la alianza de izquierda y antes de que cada bancada eligiera candidatos individuales.

En las votaciones legislativas francesas recientes, el partido del mandatario siempre ha ganado la mayoría en el Parlamento.

Si el resultado llegara a ser distinto en esta ocasión, Macron no tendría más remedio que nombrar a un primer ministro de otro partido político, lo que daría paso a lo que tradicionalmente es considerado como un período tenso de "cohabitación" durante el cual podrían verse restringidos los poderes presidenciales.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente