La izquierda aprende de sus errores para no volver a perder en Francia

·4 min de lectura

Han pasado menos de dos semanas desde que Emmanuel Macron se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a Marine Le Pen y revalidó su mandato para los próximos cinco años. Y en Francia ya se preparan para los siguientes grandes comicios.

Las legislativas ya asoman en el horizonte los próximos 12 y 19 de junio, las conocidas como tercera vuelta, y los partidos intentan sacar lecciones y aprender de los errores cometidos para obtener un mejor resultado electoral. Y sin duda, quien de momento se está aplicando especialmente a ello es la izquierda, que concurrirá en conjunto en una unión que no se veía desde hace casi 100 años.

La izquierda francesa concurre junta a las elecciones legislativas. (Photo by EMMANUEL DUNAND/AFP via Getty Images)
La izquierda francesa concurre junta a las elecciones legislativas. (Photo by EMMANUEL DUNAND/AFP via Getty Images)

Así, la Francia Insumisa, los socialistas, los comunistas y los verdes no se disputarán los votos y tienen como gran objetivo obtener el mayor número de escaños posibles, con la idea de poder superar tanto a Macron como a Le Pen.

En esta decisión han pesado mucho los resultados de las presidenciales de abril. Cabe recordar que entonces el líder insumiso, Jean-Luc Mélenchon se situó en tercera posición con el 21,95% y quedó a poco más de un punto de superar a la candidata de extrema derecha y colarse en la segunda vuelta.

Al mismo tiempo, tanto socialistas (1,74%), como comunistas (2,28%) como verdes (4,63%) recibieron un serio correctivo que además les obligaba a hacer frente a los gastos de la campaña (al obtener menos de un 5%) y no poder beneficiarse de las subvenciones estatales.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Las matemáticas señalan que si Mélenchon hubiera obtenido algunos de estos votos perdidos se habría colado como mínimo en la segunda ronda e incluso podría haber aspirado a ganar esa primera vuelta. La suma de todos estas formaciones se sitúa por encima del 30%.

De todas formas, la aritmética política no es tan sencilla como juntar todos estos porcentajes para determinar los resultados que habrá en las legislativas. Y es que luego hay gente que puede no votar a los insumisos por haberse unido con los socialistas y viceversa.

En ese sentido, está reciente en la memoria el caso de Podemos e Izquierda Unida en España. En el 2015 concurrieron separados y obtuvieron en conjunto 71 escaños y más de 5 millones de votos. Decidieron unirse para los comicios de 2016, esperando una mayor cifra de escaños, pero obtuvieron los mismos, perdiendo por el camino más de medio millón de votos.

El objetivo de la izquierda es vencer a Macron y Le Pen. (REUTERS/Christian Hartmann)
El objetivo de la izquierda es vencer a Macron y Le Pen. (REUTERS/Christian Hartmann)

Así pues, a este tipo de sumas hay que ponerle muchos matices, pero sí que es cierto que las posibilidades de Mélenchon ahora de convertirse en primer ministro han aumentado sensiblemente en un momento en el que Francia está girando cada vez más claramente hacia la derecha.

En disputa están los 577 asientos de la Asamblea Nacional y Macron no se encuentra en un momento de tanta fortaleza con hace cinco años. Entonces obtuvo más de 300, pero el peso de la legislatura y crisis como la de los chalecos amarillos le han debilitado.

En las elecciones legislativas, los parlamentarios son escogidos por distritos, por lo que el acuerdo entre todas las formaciones de izquierda es buscar estratégicamente los votos sin competir entre sí. Por ejemplo, los Verdes se presentarán 100 distritos en los que los insumisos no concurrirán.

Conviene recordar que en Francia en 1935 se conformó una coalición de partidos de izquierda denominada Frente Popular, que gobernó entre 1936 y 1938 y que tenía como objetivo frenar el pujante fascismo. Sin embargo, naufragó en ayudar al Frente Popular español cuando el Gobierno salido de las urnas sufrió un golpe de Estado en 1936.

Está por ver qué da de sí esta coalición y qué resultados obtiene. Como siempre, las urnas dictarán sentencia.

EN VÍDEO I Forman una cadena humana vertical para salvar a una familia de un incendio

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente