IU y el PCE se querellan contra el rey emérito y Corinna por constitución de grupo criminal

Redacción El HuffPost / Agencias
El rey Juan Carlos y Corinna, en una imagen de archivo.

Izquierda Unida y el PCE han presentado una querella en Tribunal Supremo contra Juan Carlos I en la que le acusan de la posible comisión de hasta 13 delitos, entre ellos cohecho, fraude, tráfico de influencias y constitución de grupo criminal, informa la agencia EFE.

La querella también va dirigida contra la amiga del rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgenstein; el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán; el excomisario José Manuel Villarejo y los empresarios Juan Miguel Villar Mir y Juan Villalonga, según han informado fuentes de la formación de izquierdas.

Estas formaciones han decido emprender acciones legales ante lo que consideran "una absoluta dejadez de las instituciones del Estado" en la investigación de presuntas prácticas delictivas por parte del rey emérito. Basan buena parte del contenido de su querella en las revelaciones de la amiga personal del rey emérito, recogidas en varias grabaciones realizadas por el excomisario José Manuel Villarejo y que han publicado varios medios de comunicación.

Según los querellantes, de las conductas descritas en esas grabaciones se deducen posibles operaciones de obtención de ingresos indebidas, operaciones financieras opacas, blanqueo de dinero, fraude fiscal y ocultación de bienes, que de confirmarse, nos situarían ante una estructura criminal de la que habría formado parte el rey Juan Carlos, entre otros.

El secretario general del PC y responsable federal de justicia e interior de Izquierda Unida, Enrique Santiago, en declaraciones a la Cadena SER, habla de una seria de personas que se pusieron de acuerdo para cobrar comisiones a empresas españoles y extranjeras por operaciones económicas en las que intervenía el Estado y mantener el producto de esas comisiones oculto ante la hacienda publica. Para ello se utilizaron mecanismos de ingeniería financiera para mantenerlos en paraísos fiscales. En todo caso, asegura Enrique Santiago, tareas incompatibles con la...

Sigue leyendo en El HuffPost