Italia niega la entrada a migrantes rescatados por buques solidarios

Migrantes rescatados por Médicos Sin Fronteras.
Migrantes rescatados por Médicos Sin Fronteras.

Migrantes rescatados por Médicos Sin Fronteras.

Las autoridades italianas han expresado nuevamente su negativa a permitir la entrada de migrantes rescatados por buques de varias ONG en el Mediterráneo y han pedido que sean precisamente los países cuyas banderas lucen estas embarcaciones los que acojan a los migrantes en cuestión.

“No podemos traer migrantes que son rescatados en el mar por barcos extranjeros que operan sin ningún tipo de coordinación con las autoridades”, ha aseverado el ministro del Interior, Matteo Piantedosi, según ha informado el diario Corriere della Sera.

Piantedosi ha indicado que los migrantes que llegan al país tras ser rescatados por estos buques suponen el 16% de las llegadas, aunque el Gobierno lidia con el otro 84% que llega a las costas italianas en embarcaciones que son auxiliadas por las autoridades. “Italia no abandonará su deber de rescatar a la gente en el mar, pero la solidaridad europea se tienen que convertir en una realidad”, ha dicho.

Así, ha pedido una mayor “solidaridad” por parte de Europa y ha insistido en que sean los países cuyas banderas llevan estos barcos los que acepten a estos migrantes ahora que cerca de un millar de ellos se encuentran a bordo de los buques ‘Humanity 1’, ‘Geo Barents’ y ‘Ocean Viking’ a la espera de lograr un puerto seguro cerca de las costas italianas.

El ‘Humanity 1’ posee bandera alemana y los otros dos tienen pabellón noruego. Las ONG han alertado de las malas condiciones meteorológicas, que están empeorando.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) ha alertado de que el ‘Geo Barents’ se encuentra a la espera de lograr un puerto seguro en el que atracar con 572 personas a bordo, entre ellas tres mujeres embarazadas y más de 60 menores.

Esta es la parte de la entrevista a Piantedosi:

Frente a la costa de Italia hay dos barcos cargados de migrantes . ¿Permitirá el desembarco?

“Actuamos de inmediato para dar una señal inmediata a los estados de bandera: no podemos atender a los migrantes recogidos en el mar por barcos extranjeros que operan sistemáticamente sin ninguna coordinación previa de las autoridades. En este momento estos eventos representan el 16% de las personas desembarcadas en Italia. Pero dado que ya nos ocupamos del 84% restante de los migrantes que llegaron a nuestras costas, por otros medios o salvados por nosotros, esperamos que la tan anunciada solidaridad europea se haga realidad. Y no solo a través de las deslocalizaciones, que hasta ahora han fracasado sustancialmente, sino también aceptando hacerse cargo de la hosteleríade esa pequeña parte que esencialmente pisa por primera vez en esos mismos países europeos a los que pertenecen los barcos que los recogen en aguas internacionales. Nunca nos desviaremos de nuestro deber de rescatar a las personas en el mar, pero creemos que ha llegado el momento de que la solidaridad europea se haga finalmente concreta».

Y más allá de las prohibiciones, ¿cómo piensa hacer frente a los flujos de migrantes?

“Estoy convencido de que es necesario bloquear las salidas y verificar en los países de origen y tránsito quiénes pueden y quiénes deben llegar , asegurando un traslado ordenado y una verdadera integración social. Considero que esta acción debe ir acompañada de la planificación y oferta de entradas legales adecuadas. Son los Estados los que deben regir los flujos de entrada que, si son regulares, también sirven a nuestro país”.