Italia espera que Mario Draghi, expresidente del BCE, la saque de la crisis

Kelly VELASQUEZ
·3 min de lectura

El presidente italiano, Sergio Mattarella, convocó el martes al economista y expresidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para pedirle que intente sacar a Italia de la grave crisis política, social y sanitaria que atraviesa.

La convocación de Draghi, quien deberá comparecer el miércoles, fue decidida tras el fracaso de las negociaciones por las graves discrepancias entre los partidos de la coalición de gobierno liderada por Giuseppe Conte.

"No hay disponibilidad para dar a luz a una mayoría de gobierno", explicó el presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico, quien había sido encargado por Mattarella para recomponer la mayoría parlamentaria que sostenía a Conte.

El primer ministro Conte se vio obligado a dimitir el martes pasado después de que el ex primer ministro Matteo Renzi retirara el apoyo de su pequeño partido, Italia Viva (IV), que no llega al 3% de las intenciones de voto, pero que resulta imprescindible para contar con una mayoría sólida en el Parlamento.

Las dos mayores fuerzas de la coalición, el Partido Democrático (PD, centro-izquierda) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema hasta que llegó al poder en 2018), apoyaban a Conte, quien gozaba de una alta popularidad por la gestión de la pandemia pero no lograron superar las discrepancias con Renzi.

Ante la crisis política, Mattarella, el único que por Constitución designa al primer ministro o disuelve el Parlamento, convocó a Draghi, una figura que podría unir a todas las fuerzas políticas.

"Pido a todas las fuerzas que den su apoyo a un gobierno de alto perfil", anunció Mattarella, poco antes de convocar a Draghi.

El presidente ilustró la compleja situación del país y advirtió que solo quedaban dos caminos: elecciones inmediatas en plena emergencia sanitaria con los riesgos que implica o un Ejecutivo institucional apoyado por todas las fuerzas políticas.

- Un gobierno fuerte -

"Necesitamos un gobierno fuerte que pueda implementar iniciativas y no un gobierno en campaña electoral", aseguró Mattarella.

Draghi, cuya candidatura había circulado en otras ocasiones, encarna una personalidad por encima de los partidos políticos, que contaría con el apoyo de sectores moderados y de derecha.

"Super Draghi", como suele ser llamado, de 73 años, es considerado el salvador de la eurozona en 2012, cuando la crisis de la deuda azotó la economía del viejo continente.

"Mario Draghi es una persona sumamente preparada y decidida", comentó a la AFP Giuliano Noci, profesor de estrategia del Politécnico de Milán.

Mattarella recordó también el reto que representa para Italia el gigantesco plan de más de 200.000 millones de euros (240.000 millones de dólares) financiado por la Unión Europea, para la reconstrucción del país y que debe estar listo en abril.

"No podemos permitirnos perder esta ocasión fundamental para nuestro futuro", advirtió.

Con el pedido a Draghi para guiar un gobierno de unidad, Conte, quien tuvo que lidiar la pandemia de coronavirus, prácticamente sale de escena.

A la incertidumbre que reinaba por las tensiones y rupturas durante las negociaciones para formar un nuevo gobierno se añadieron los datos este martes sobre el desplome de la economía en 2020 por la recesión.

El covid-19, que se ha cobrado la vida de casi 89.000 personas, provocó una caída del Producto Interno Bruto de un 8,9% en 2020, según las estimaciones oficiales publicadas este martes.

La tercera economía de la zona euro registró una de las peores caídas del PIB, detrás de España, cuya economía cayó de un 11% en 2020.

"Cada hora, 50 personas pierden su trabajo" en Italia, recordó el diario La Stampa.

kv/es