Israel registra por el momento su participación electoral más alta en lo que va de siglo

Un judío vota en las elecciones en Israel (Photo: RONEN ZVULUN via REUTERS)
Un judío vota en las elecciones en Israel (Photo: RONEN ZVULUN via REUTERS)

Un judío vota en las elecciones en Israel (Photo: RONEN ZVULUN via REUTERS)

La participación en los comicios en Israel ascendía a las 16.00 horas al 57,7%, el porcentaje más alto a esa hora desde 1999 y que muestra que el cansancio electoral de los israelíes, quienes votan por quinta vez desde 2019, no les ha desanimado para acudir a las urnas.

Según ha informado el director general del Comité Central de Elecciones, Orly Ades, cerca de 3,9 millones de israelíes han acudido ya a las urnas, una cifra notablemente superior a las últimas elecciones. Entre las Fuerzas Armadas el porcentaje es superior al 65 por ciento.

Sin embargo, la participación entre la población árabe no corre la misma suerte y el último balance apunta a que el 30 por ciento ha depositado su voto en la urna. “Nos gustaría aclarar que nunca antes se han publicado datos fiables sobre la participación de ciudadanos árabes”, ha destacado el centro aChord de la Universidad Hebrea.

Unos 12.000 centros de votación han sido habilitados por todo el país, donde 6,78 millones de votantes están convocados a las urnas (entre una población de 9,45 millones) para elegir entre 39 partidos, aunque solo 10 u 11 está previsto que pasen el umbral electoral del 3,25% de los votos para entrar en el Parlamento.

En general, la jornada transcurre sin incidentes, con una atmósfera relajada y festiva, propia de un fin de semana, pero con poco ambiente electoral, fruto de la apatía que despiertan estos nuevos comicios, los quintos en el país en tres años y medio.

Netanyahu y su mujer depositan su voto (Photo: AMMAR AWAD via REUTERS)
Netanyahu y su mujer depositan su voto (Photo: AMMAR AWAD via REUTERS)

Netanyahu y su mujer depositan su voto (Photo: AMMAR AWAD via REUTERS)

De nuevo en esta cita electoral, el arco político se divide entre el bloque pro-Netanyahu, partidos de derecha populista, religiosos judíos y ultraortodoxos que apoyarían la vuelta a poder del ex primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el bloque anti-Netanyahu, una amalgama de partidos de centro, derecha e izquierda, liderados por el actual primer ministro en funciones, el centrista Yair Lapid.

La situación según las encuestas

Sin embargo, las encuestas no otorgan mayoría clara a ninguno de los dos bandos. El bloque pro-Netayahu sumaría más votos pero los últimos sondeos no le dan más de 60 escaños, uno menos de la mayoría en una Knéset (Parlamento israelí) de 120 diputados.

Con este panorama, las negociaciones postelecciones para formar un gobierno se prevén arduas y no se descarta la posibilidad de unas sextas elecciones si nadie lo logra, que deberían convocarse para mayo de 2023, prolongando la inestabilidad y parálisis política del país.

Un hecho que puede determinar el resultado de estas elecciones es la participación árabe, que se prevé especialmente baja en estos comicios, lo que beneficiaría al bando pro-Netanyahu si las formaciones árabes no logran pasar el umbral mínimo de votos.

Según la coalición árabe Hadash-Tal, la participación árabe -que son el 21% de la población y casi el 17% del electorado-, era a las 10.00 hora local (8.00 GMT), del 5%, porcentaje muy bajo en comparación con el 15,8% que se acumulaba en todo el país.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR