Israel: tres muertos y cuatro heridos en la ciudad judía ultraortodoxa de Elad

·6 min de lectura

En la noche de este jueves, jornada en que Israel conmemora su Día de la Independencia, los servicios de emergencia de la ciudad de Elad, en el centro del país, reportaron un nuevo ataque que dejó tres víctimas mortales y, al menos, otros cuatro heridos, entre los que hay dos personas en estado de gravedad. Las autoridades israelíes sospechan que lo ocurrido atiende a un nuevo ataque terrorista, enmarcado en la más reciente espiral de tensión que se vive entre Israel y Palestina.

Es el sexto ataque reportado en Israel desde el mes de marzo. En mitad de las celebraciones finales del Día de la Independencia, la ciudad de Elad, en el centro del país, fue testigo de una nueva acometida mortal.

El servicio de emergencias nacional, conocido como Magen David Adom, reportó durante la noche de este jueves que tres personas habían fallecido y, al menos, otras cuatro habían resultado heridas como consecuencia de la agresión.

Las víctimas mortales fueron declaradas muertas in situ. Entre los heridos, hay dos que revisten gravedad, uno moderado y otro leve, de acuerdo con la información proporcionada por los servicios médicos locales.

"Cuando llegamos nos dimos cuenta de que era una situación complicada", dijo el paramédico voluntario Alon Rizkan, quien atendió los afectados.

Según el facultativo, los tres fallecidos son hombres en torno a los 40 años, mientras que los heridos graves, también varones, rondarían entre los 35 y 60 años.

El herido leve es un chico de 23 años que se enfrentó a los atacantes, detalló Rizkan.

Testigos que presenciaron el ataque en Elad, una urbe israelí ultraortodoxa, contaron que vieron a al menos dos atacantes: uno portaba un arma de fuego y otro un arma blanca punzante, según la Policía.

Las autoridades israelíes lo declararon como un nuevo atentado terrorista

Las autoridades decretaron lo sucedido como un atentado terrorista y ya pusieron en busca y captura a los presuntos autores materiales del crimen.

Las fuerzas de seguridad desplegaron controles por tierra y aire, bloqueando las carreteras que conectan a Elad con las urbes adyacentes y a través de un helicóptero, con el objetivo de encontrar un automóvil en el que, presuntamente, habrían escapado los terroristas.

Por su parte, el Gobierno local solicitó a la población que permanezca en sus casas y estén a salvo mientras se procede con el operativo de búsqueda de los responsables, para evitar posibles males mayores.

Durante la festividad del Día de Independencia, decenas de miles de personas salen a las calles de las distintas poblaciones israelíes a celebrar en múltiples actos multitudinarios.

Hasta el momento, ningún grupo terrorista reivindicó lo sucedido.

El ataque de este jueves se enmarca dentro de una espiral violenta entre israelíes y palestinos, que en último mes y medio ya ha dejado 18 muertos en territorio israelí y una treintena de palestinos muertos entre choques armados e incidentes en Cisjordania.

Nueva escalada de tensión con la mezquita de Al-Aqsa como protagonista

Durante las últimas semanas, se han acometido seis ataques mortales en territorio israelí, así como operaciones militares en la Cisjordania ocupada y otros actos violentos en el lugar sagrado más conflictivo de la ciudad de Jerusalén, donde se sitúa la mezquita de Al-Aqsa.

El grupo islamista palestino Hamás, bajo el control de la Franja de Gaza, alabó el ataque de la noche de este jueves y lo relacionó con la violencia en la mezquita sagrada de Al-Aqsa que, a primera hora del jueves, fue escenario de disturbios cuando la policía israelí penetró para desalojar a manifestantes palestinos.

El miércoles, en la víspera del Día de la Independencia, las autoridades de Hamás ya advirtieron al Gobierno israelí de que "juega con fuego" si durante la festividad se permitía el acceso de grandes grupos de judíos y nacionalistas a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

"El permiso de las autoridades de ocupación sionistas para que grupos de colonos asalten el recinto de la Explanada de las Mezquitas el jueves es jugar con fuego" y podría "arrastrar a la región a una escalada de la que la ocupación asumirá toda la responsabilidad", amenazó el grupo islamista en su comunicado.

Las visitas de judíos se reanudaron tras el fin del Ramadán el pasado 1 de mayo.

Con el retorno de las visitas de no musulmanes a Al-Aqsa, decenas de palestinos se congregaron allí cantando "Dios es el más grande", un episodio que desató enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes.

La policía disparó balas recubiertas de goma en la extensa explanada que acoge a la mezquita mientras, en paralelo, algunos palestinos se refugiaban dentro del templo.

El servicio de emergencias de la Media Luna Roja palestina señaló que dos palestinos tuvieron que ser trasladados al hospital luego de ser golpeados con porras por parte de los agentes.

¿Mantener el 'statu quo'?

Los acuerdos informales entre las partes, conocidos como 'statu quo', dicen que los judíos pueden visitar la mezquita de Al-Aqsa pero no rezar en ella.

Durante los últimos tiempos, las visitas de judíos al lugar se han incrementado significativamente, lo que ha despertado el recelo por parte de las autoridades palestinas, que no descartan que Israel tenga entre sus objetivos hacerse con Al-Aqsa o dividir la mezquita.

En los últimos días, el Gobierno de Israel, regido por Naftali Bennett, anunció su firme compromiso a mantener el 'statu quo' y acusó a Hamás de instigar la violencia.

Tras casi un año sin hacer discursos en la arena pública, el líder de Hamás en la Franja de Gaza, Yahia Sinwar, advirtió el pasado sábado, 30 de abril, en medio del incremento de las tensiones, que Hamás no dudaría " en tomar cualquier medida si se viola Al Aqsa", incluso se podría llegar a "una guerra religiosa regional".

En 2021, la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén también fue escenario de violentos enfrentamientos durante el mes de Ramadán. Entonces, las milicias armadas de Gaza combatieron contra Israel durante once días en una sangrienta escalada que se cobró la vida de 260 palestinos en la Franja y también dejó 13 fallecidos en territorio israelí.

La mezquita de Al-Aqsa es el tercer lugar más sagrado del islam. Está construida en la cima del Monte del Templo, el lugar más sagrado para los judíos. Su situación estratégica ha hecho que sea el epicentro de las tensiones en el pasado y en el presente entre israelíes y palestinos.

Desde finales de marzo, la región vive un repunte de la violencia que ha coincidido durante el último mes con la celebración musulmana del Ramadán, un momento habitualmente convulso para el territorio, y que además durante una semana coincidió con la festividad judía del Pésaj.

Con información de EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente