Israel ya ha capturado a cuatro de los seis palestinos fugados de su prisión

·4 min de lectura

Las autoridades continúan buscando a los otros dos prófugos que lograron huir de la cárcel israelí de Gilboa este lunes. Entre tanto, muchos palestinos consideran "héroes" a sus compatriotas por haber dejado en ridículo el sistema carcelario de este país en una de las mayores fugas de su historia.

Las autoridades israelíes han logrado capturar, hasta el momento, a cuatro de los seis presos palestinos que se fugaron de Gilboa, una cárcel de máxima seguridad en el norte de Israel, en la madrugada de este lunes 6 de septiembre. Dos de ellos, Zakaria Zubeidi y Mohamed al Arida, fueron detenidos esta mañana. Se escondían en un aparcamiento de camiones en una aldea árabe en el norte de Israel, cerca de la ciudad de Nazaret.

Y aunque dos palestinos continúan prófugos, Omer Bar-Lev, el ministro de Seguridad Pública israelí, aseguró en su cuenta de Twitter que los encontrarán. "El objetivo ahora es seguir trabajando hasta que atrapemos a los dos fugados restantes, algo que sucederá", escribió.

Según la radio pública Kan de Israel, los seis reos eran compañeros de celda y se dieron a la fuga tras cavar un túnel en el suelo adyacente al baño de su celda. Para Israel es, sin lugar a duda, una de las mayores fugas de su historia, teniendo en cuenta que se trata de una cárcel de alta seguridad en la que viven 4.500 palestinos.

Para muchos palestinos, esto fue una hazaña heroica. En efecto, se desató una ola de protestas en apoyo a los prófugos en las calles de Cisjordania ocupada y Jerusalén Este.

Y por más que los seis hombres fueron condenados por planear ataques mortales contra israelíes, o por tener sospechas sobre esto, facciones palestinas dijeron que habría repercusiones por la captura de los hombres. Después de las dos primeras capturas el viernes, los militantes de Gaza lanzaron un cohete hacia Israel, lo que provocó un contraataque aéreo en el enclave.

La mayoría de fugitivos cumplían cadena perpetua por terrorismo

Cinco de los palestinos fugados pertenecen a la Yihad Islámica y uno al brazo armado del partido nacionalista Fatah. Zakaria Zubeidi, excomandante de las Brigadas Mártires de Al Aqsa en Yenín del ala militar de Fatah en el norte de Cisjordania, es un símbolo de la resistencia palestina. En 2002, participó en un ataque en una sede del partido político Likud que dejó seis muertos.

Estuvo preso hasta que se comprometió a dejar las armas a cambio de que Israel lo quitara de su lista de palestinos buscados en 2007, pero en 2019 volvió a la cárcel ya que las autoridades sospechaban de su participación en nuevos ataques violentos contra buses israelíes.

Mohamed al Arida, otro de los prófugos que fue detenido este sábado, está sentenciado a tres cadenas perpetuas por participar en ataques contra israelíes bajo la Yihad Islámica. Cumple condena desde 2002.

La noche del viernes, su hermano, Mahmud al Arida, fue capturado. Mahmud está preso desde 1996. Cumplía cadena perpetua por estar implicado en distintos ataques. Era una figura importante en el ala armada de Yihad Islámica y según la prensa local, fue quien ideó el plan de fuga.

Al mismo tiempo que Mahmud, Yakoub Qadiri, miembro del mismo grupo, fue arrestado. Lo sentenciaron en 2003 a dos cadenas perpetuas de más de 35 años por haber perpetrado varios ataques.

Los dos prófugos con los que las autoridades aún no han podido dar son Iham Kamamji y Monadal Infiat. Kamanji fue preso en 2006 tras ser hallado culpable en el asesinato de un colono israelí y por planificar un atentando suicida con bomba. Infiat, por otro lado, fue arrestado hace dos años pero aún no pesan cargos firmes en su contra.

Una ola de protestas como muestra de solidaridad con los presos palestinos

Esta semana se llevaron a cabo varias manifestaciones de apoyo a los seis palestinos fugados de una cárcel de máxima seguridad en Israel. Sus compatriotas consideraron el escape un acto heroico que puso en evidencia al sistema carcelario de Israel así como también a las autoridades.

En las protestas que iniciaron el miércoles en las principales ciudades de Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, los manifestantes se enfrentaron a las fuerzas israelíes.

Mientras tanto, las cárceles israelíes, donde muchos palestinos cumplen condenas, también atravesaron disturbios e incendios. Las autoridades tenían la intención de separarlos en distintas cárceles pero los reos opusieron resistencia.

La fuga también ha tenido repercusiones en los distintos grupos palestinos. El grupo islamista Hamás y la Autoridad Nacional Palestina han coincidido en dar su apoyo a los reos. Además, Hamás y Yihad Islámica amenazaron a Israel con represalias si las autoridades israelíes usan la violencia durante el arresto.

Poco después de los primeros dos arrestos, un cohete fue lanzado desde Gaza hacia Israel. Y aunque ningún grupo armado palestino asumió la responsabilidad, el Ejército israelí contraatacó objetivos militares de Hamás en Gaza con ataques aéreos. Situación que preocupó a las autoridades israelíes por la escalada bélica que se vivió en mayo de este año entre Israel y la franja de Gaza.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente