Islandia quiere reiniciar el turismo, pero solo para ricos

Brandon Presser
·3 min de lectura

(Bloomberg) -- Ha surgido una nueva ruta de escape para cualquiera que quiera evadir la segunda ola de cierres. A principios de este mes, Islandia implementó silenciosamente cambios en su programa de visa de trabajo remoto para ciudadanos más allá del espacio Schengen en Europa. Estadounidenses, y cualquier ciudadano extranjero al que no se le requiera una visa para ingresar a Islandia, podrán permanecer en la tierra de fuego y hielo durante seis meses ininterrumpidos, incluso mientras las fronteras internacionales del país permanecen en gran parte cerradas.

Pero hay detalles en la letra pequeña: hay que estar empleado en otro lugar y tener un salario de casi seis dígitos.

“Creo que la idea es atraer a profesionales de altos ingresos de Silicon Valley o San Francisco para que gasten su dinero aquí, y no allá”, explica Asta Gudrun Helgadottir, miembro del Partido Pirata a favor de la democracia directa de Islandia y exmiembro del Parlamento. Aunque los visitantes con estadías prolongadas no son técnicamente turistas, la esperanza es que alquilen espacios no utilizados por Airbnb, llenen mesas vacías en restaurantes y descubran zonas rurales los fines de semana para explorar el país como viajeros de ritmo lento. Pero con bolsillos profundos, eso sí.

Islandia no es el primer lugar en atraer a aquellos que pueden trabajar desde cualquier lugar con exenciones de larga duración. Bermudas, Barbados, Islas Caimán y Estonia también han acudido a la estrategia para obtener ingresos extranjeros durante la pandemia que ha impactado al turismo.

Pero la estrategia de Islandia es única en el sentido en que aplica estrictamente a los adinerados (no es que el destino fuera una opción económica). Islandia requiere prueba de un salario mensual de un millón de coronas islandesas (US$7.360), o cerca de US$88.000 al año, y los solicitantes deben cumplir con los requisitos de seguro de salud complementario.

El ministro de Justicia, cuya oficina maneja visas de trabajo y requisitos de ingreso, ha publicado información limitada sobre el nuevo programa y la justificación de su enfoque, y no respondió a una solicitud de comentarios. Pero los lugareños entrevistados creen que el objetivo es fomentar la inversión sin crear multitudes, y lo que es más importante, sin forzar el sistema nacional de salud, que podría verse abrumado fácilmente, dada la población del país de aproximadamente 357.000 habitantes. (El país parece estar frenando una nueva ola de casos de covid-19, y solo ha registrado 5.000 infecciones y 25 muertes desde marzo). También hay esperanza de que, con un desempleo desenfrenado en todo el mundo, la prueba de ingresos evite que los residentes temporales compitan con los islandeses por los empleos locales.

Todo esto puede parecer fuera de lugar para un país que se enorgullece de los ideales socialistas y es sensible a su propia homogeneidad. Helgadottir resalta rápidamente que es probable que las nuevas regulaciones de visas favorezcan a viajeros blancos de clase alta de EE.UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Pero esta podría ser la Islandia del futuro: menos centrada en atender a las masas y más cómoda ofreciendo turismo de lujo a unos pocos.

Nota Original:Iceland Wants to Restart Tourism—But Only for Rich People

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.