Así está la isla de La Palma un año después de la erupción volcánica

El 19 de septiembre de 2021 la tierra se ponía a temblar en la isla canaria de La Palma y comenzaban a brotar millones de metros cúbicos de magma en una de las laderas del volcán Cumbre Vieja. La erupción, que mantuvo en vilo a los vecinos y a todo el mundo a través de los medios de comunicación, duró 85 días hasta que se dio por finalizada el 13 de diciembre.

La lava cubrió cerca de 1.200 hectáreas de terreno (unas 230 de ellas de cultivos de plátano) y destruyó en torno a 3.000 edificios públicos y privados y 73 kilómetros de carreteras. Unas 20.000 personas se vieron afectadas por la erupción, de las cuales 7.000 tuvieron que abandonar sus viviendas, que en muchos casos quedaron enterradas bajo las cenizas.

Unos 200 de los vecinos que fueron evacuados aún no han podido regresar a sus casas por la concentración potencialmente letal de dióxido de carbono en localidades como La Bombilla o Puerto Naos. Y es que, un año después de la erupción, sus efectos siguen siendo muy visibles en la isla canaria.

Más historias que te pueden interesar: