Isco no arranca ni con toda la confianza del mundo

REUTERS/Michael Dalder

El Real Madrid encendió todas las alarmas en su partido en Salzburgo. Zinedine Zidane se blindó con un sistema de cinco defensas, quizás escarmentado tras el repaso en Nueva York, regalando el balón y la posesión al contrario como si se tratara el FC Barcelona o el Bayern de Munich. Ganó 0-1, con un golazo a Eden Hazard, pero volvió a dejar muchísimas dudas de su rendimiento.

En el mediocampo, una vez más, Zizou apostó por Isco. En esta ocasión, el malagueño fue interior junto a Toni Kroos, ambos escoltados por Casemiro, que hacía su debut en esta pretemporada. ¿Qué cómo le fue al internacional español? Mal, como siempre en los últimos doce meses.

El estado de forma —y seguramente también mental— de Isco es un calvario. El chico no parece estar preparado para la alta competición en estos momentos, pues se le ve superado en todas las facetas del juego.

Cuando en el arranque de la temporada pasada empezamos a ver a un Isco menos comprometido e impactante en su juego, al menos al chico le quedaba su calidad con el balón en los pies. Ahora, ha llegado a un punto en que ni siquiera eso le aguanta. Ante el RedBull Salzburg, a priori el partido más sencillo de la pretemporada, Isco falló sus tres primeros pases.

Lukasz Laskowski/PressFocus/MB Media/Getty Images

El malagueño se excedió en florituras, como siempre, pero esa magia que antes le hacía efectivo cuando menos se esperaba y más se necesitaba parece habérsele esfumado. Isco es ahora mismo un espectro del jugador que una vez fue, ese que maravilló al mundo del deporte y porque el supuestamente suspiraba media Europa.

Chirría además que su rendimiento sea tan pobre cuando Zinedine Zidane parece haber decidido de ante mano que Isco será el hombre clave de su equipo este año. El malagueño sólo ha sido suplente ante el Arsenal y el Tottenham esta pretemporada, siendo uno de los jugadores que más minutos ha disfrutado durante el verano. De momento no contabiliza ningún gol, y lo que es peor, ninguna asistencia.

La afición empieza a impacientarse y su voz ya se escucha en las redes sociales. Al termino del encuentro amistoso en Austria, Isco era trending topic en Twitter, y huelga decir que los comentarios de la gran mayoría no eran para nada halagüeños. El malagueño ha ido cayendo en poco a poco en el lado oscuro de los gustos de los fieles merengues, algo impensable hace apenas un año.

Zidane llegó con el reto de recuperar al equipo anímicamente el mes de marzo pasado e Isco era su caso más importante. El mediapunta había mantenido un contencioso con Santiago Solari, que llegó a prácticamente apartarle del equipo, primero por su mal momento futbolístico, después por sus malos modos en el trato personal. El técnico argentino se echó al mundo encima con su decisión, pero el tiempo parece estar dándole la razón.

Como suele ocurrir con los genios, muchos siguen esperando que un día cualquiera Isco despierte de este absurdo letargo al cual se ha condenado y vuelva a ser el jugador que maravilló al mundo. Tiene 27 años y debería estar en el mejor momento de su carrera. Quizás por eso Zidane sigue confiando en él con los ojos cerrados, aunque hasta ahora, el malagueño no sea más que una sombra sobre el campo.

También te puede interesar:

De Pogba a Van de Beek, el descalabro del Real Madrid en el mercado

Una paliza del Atlético de Madrid: Lo mejor que le podía pasar al Real Madrid

Sólo funciona Keylor Navas