Quién es Isabel Rodríguez

·6 min de lectura
Isabel Rodríguez (Photo: J.J. Guillén / EFE)
Isabel Rodríguez (Photo: J.J. Guillén / EFE)

“Silencio”, mandaba callar el abuelo en Abenójar. Era la hora del “parte” en TVE. La pequeña Isabel obedecía, se quedaba embobada viendo la pantalla. Aparecía Rosa Conde, la portavoz del Gobierno de Felipe González. Esa imagen se le quedaría grabada para toda la vida. Una mujer dando las ruedas de prensa tras el Consejo de Ministros.

Pues este martes le tocará a salir a explicar en La Moncloa los acuerdos del Consejo por primera vez a aquella niña, hoy convertida en Isabel Rodríguez, flamante ministra de Política Territorial y nueva portavoz del Gobierno de coalición. El reto más importante de su vida. En esta revolución del Gobierno, Pedro Sánchez la llamó, le ofreció el puesto y le pidió con una palabra algo tan sencillo como complicado: “Cercanía”.

Rodríguez era hasta ahora la alcaldesa de Puertollano (Ciudad Real), uno de los bastiones del socialismo en Castilla-La Mancha, pero que hace dos años andaba fatal en las encuestas para el PSOE. Emiliano García-Page confió en ella para salvar el municipio, y lo logró con excelentes notas, quedándose al borde de la mayoría absoluta. Ahora le toca saltar de nuevo a Madrid, donde estuvo varias legislaturas como diputada (del 2011 al 2019) y ponerle rostro a este nuevo Ejecutivo. Reconectar con una población cansada tras la durísima pandemia y con los sondeos dando cada día más alas al Partido Popular.

Lleva el estilo del PSOE de Castilla-La Mancha, de ganarse a los vecinos puerta a puerta, de buscar la cercanía

“Isabel es PSOE por los cuatro costados”, como resume un dirigente socialista al preguntar por su nombre. Se crió y la marcó el PSOE de Castilla-La Mancha. “Es su escuela”, como dicen fuentes de esa federación, que recuerdan que es una tierra ideológicamente de derechas, más parecida a Castilla y León que a Andalucía o Extremadura, pero que el partido ha sabido arrasar en esos lares haciendo kilómetros, “con cercanía y gestión”.

Ella bebe de esos pilares. Le gusta la calle, conoce a los vecinos, los recibía en su despacho. Y siempre con un discurso muy socialista: defensa de los servicios públicos, un Estado para los ciudadanos. Ella siempre recuerda la importancia de eso en su vida, desde las becas hasta tener cerca una pequeña biblioteca. Lleva dentro esa filosofía. Muchas veces muestra su preocupación por que la política y la administración vayan por detrás de la sociedad. “Entrega y trabajo”, son otras de sus máximas.

Isabel Rodríguez en su pleno de despedida en Puertollano (Photo: Jesús Monroy / EFE)
Isabel Rodríguez en su pleno de despedida en Puertollano (Photo: Jesús Monroy / EFE)

Con su rostro se busca encarar una nueva etapa en el Gobierno en la que enlace con un futuro de recuperación. Llega convencida al Gobierno de que se está produciendo un cambio de modelo económico y social, con un mayor desarrollo sostenible, buscando una España más industrializada. Es el momento de generar cercanía (esa palabra no se la quitará de la boca) y esperanza. Diálogo en todo lo territorial, además.

Rodríguez, que acaba de cumplir 40 años, no es nueva en las funciones de portavoz. Ya lo fue, y con tan sólo 27 años, en el Gobierno de Castilla-La Mancha en la última etapa José María Barreda, entre 2008 y 2011. Fueron unos años “duros”, como recuerda una persona que trabajó con ella durante esa etapa, pues era un fin de ciclo político con el desgaste de la crisis con José Luis Rodríguez Zaptero y sus reverberaciones autonómicas como la intervención de Caja Castilla-La Mancha. “Es una comunicadora nata, tiene facilidad”, señalan fuentes del PSOE.

Los suyos dicen que comunica de vicio, que es contundente pero con una sonrisa

“Comunica de vicio”, dice un alto dirigente socialista, que explica que es capaz de ser “contundente pero sin perder la sonrisa”. “Es lo que le faltaba a María Jesús Montero, que a veces sonaba ruda, como que te echaba la bronca. En cambio, Isabel lo dice con contundencia pero con dulzura”, indica la fuente.

Durante estas horas, se han desatado también los rumores de que su nombramiento podría llevar también detrás una operación para desalojar a Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha en las próximas elecciones. Desde el entorno del presidente autonómico explican: “En Madrid hay mucha costumbre de hablar sin saber sobre lo que no se conoce más allá de la M-30”. Ella, señalan, es de la máxima confianza de Page y ya era uno de los “tres o cuatro activos” de la federación para este presente y para este futuro. Además, detallan que el ciclo político allí es diferente.

Además, recuerdan en el PSOE castellano-manchego la lealtad siempre de Rodríguez, que fue durante las cainitas primarias la portavoz de la candidatura de Susana Díaz en Castilla-La Mancha. Precisamente aquel 1-O fue lo que la distanció de Sánchez, ya que en la primera etapa había sido portavoz adjunta en el Congreso de los Diputados (mano derecha de Antonio Hernando) y era habitual verla en tertulias en televisión.

Fue 'susanista', su nombramiento se entiende como el mensaje de Sánchez de que este es un Gobierno para todo el PSOE

Por ello, su nombramiento y el de Óscar López como jefe de gabinete en sustitución de Iván Redondo, suponen, como explican fuentes socialistas, un mensaje de Pedro Sánchez de “quiero un Gobierno de todo el PSOE”. Ella será una “pieza fundamental” para batallar durante estos 30 meses frente a un PP al alza. Porque ella hará un discurso netamente socialista. Y como recuerda otro dirigente cercano a ella: “Es un animal político”.

Iceta, Sánchez, Rodríguez y Robles (Photo: J.J. Guillén / EFE)
Iceta, Sánchez, Rodríguez y Robles (Photo: J.J. Guillén / EFE)

Llevará a la mesa del Consejo de Ministros esa impronta de alcaldesa de “puerta a puerta”. Los suyos no paran de repetir “tiene carisma, empatía, cae bien”. “No le cuesta trabajo, funciona muy bien en el trato personal”, resaltan. “Los menos sorprendidos hemos sido nosotros”, añaden desde Castilla-La Mancha. Admiradora del estilo de Rubalcaba, es una política directa pero a la que no le gusta dejar nada al azar, con gen de victorias electorales.

Como apunta otro socialista, Sánchez ha sabido leer “el tiempo y cómo se desarrolla el tablero”: “el terremoto era necesario para recuperar el latido, después del 4-M. Estábamos parados, hacía falta un electroshock”. Y ha visto en esta licenciada en Derecho esa nueva cara. No obstante, como explican también algunos en el partido, luego la mesa del Consejo de Ministros quema mucho. “Ella sabrá tener un relato para el Gobierno, es pura marca PSOE”, insiste otro parlamentario.

Es muy familiar y cultureta, es fan de María Dueñas y de Rozalén

“Es joven pero tiene gestión”, señala una diputada sobre ella, que recuerda que Rodríguez fue también en su día la senadora más joven de la historia de España. De su época en el Congreso, otra fuente recuerda: “Es minuciosa, nos pasamos semanas preparando el interrogatorio de Bárcenas ante la comisión de investigación de la Gürtel. Se leyó hasta la última línea de todas las declaraciones judiciales del extesorero del PP. Es dialogante y tiene capacidad de llegar a acuerdos con el resto de partidos. Es muy de partido y sufrió mucho las rupturas políticas y personales de las primarias. Ella lo vivió en primera línea porque era la ‘número dos’ de Antonio Hernando en el grupo parlamentario”.

Y lo que todos destacan es que es “muy familiar”: está casada y tiene dos hijos. Además, es una “cultureta”, como dice uno de sus amigos. Le encanta la escritora María Dueñas, que es de Puertollano. “Muy fan, presume de ella”, ilustra un socialista. Para desvelar también que a la nueva portavoz le gusta mucho la música de Rozalén.

Ahora le toca escribir su propia canción a ella.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente