A Isabel Peralta su discurso fascista puede costarle cuatro años de cárcel

M. J. Arias
·3 min de lectura

Cuando, tras su discurso a mediados de febrero en el marco de una marcha y acto homenaje a la División Azul frente al cementerio de La Almudena en Madrid, el rostro y la voz de Isabel Medina Peralta comenzó a popularizarse, en una de las muchas entrevistas que concedió se mostró convencida de que acabaría en prisión por su mensaje plagado de contenido antisemita, homófobo, machista, fascista... Lo tenía asumido y comentó que aprovecharía la condena para escribir un libro. Su predicción podría llegar a cumplirse tras considerar la Policía que en lo dicho contra los judíos en aquel discurso hubo delito de odio.

La Policía, en su informe, ve delito de odio en su discurso en la marcha de homenaje a la División Azul. (Foto: Jesús HellínEuropa Press via Getty Images)
La Policía, en su informe, ve delito de odio en su discurso en la marcha de homenaje a la División Azul. (Foto: Jesús HellínEuropa Press via Getty Images)

Es lo que recoge el informe facilitado por la Policía a la Fiscalía, según han podido constatar el diario El Periódico y La Vanguardia. La investigación ha concluido que los encargados de la misma ven delito de odio en sus palabras. Entre otras cosas, dijo que “el enemigo siempre va a ser el mismo aunque con distintas máscaras: el judío… El judío es el culpable y la División Azul luchó por ello”.

El informe policial se ha llevado a cabo a petición de la Fiscalía de Madrid, que pidió abrir una investigación para aclarar lo sucedido y dicho en aquella manifestación del 13 de febrero y analizar las palabras de Peralta, que no solo no pidió perdón, sino que se ratificó en todas y cada una de sus palabras de aquel día a través de su perfil en Twitter, cerrado después por la compañía por saltarse las reglas de dicha red social. 

La proclamas antisemitas de la hija de un exconcejal del Partido Popular que, en palabras de su propia hija, la echó de casa por sus ideas fascistas pueden costarle una pena de hasta 4 años de prisión, como recuerdan los mencionados medios catalanes. 

El delito de odio, para cuyas denuncias el Ministerio del Interior tiene habilitado un portal, está recogido en el artículo 510 del Código Penal. En este se dice, textualmente este tipo de delitos “serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses”.

Y en el desglose de los delitos contemplados como tal, en su apartado a) se indica que será el cometido por “quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Con el informe policial realizado, queda esperar que la Fiscalía actúe contra Peralta, estudiante de Historia de 18 años que podría enfrentarse a una pena de prisión por sus palabras como le ha ocurrido al rapero Pablo Hasel. Durante estas semanas, han sido muchos analistas y políticos los que han comparado ambos casos incidiendo en que mientras uno estaba en prisión, ella seguía libre.

EN VÍDEO | Un vídeo de Rocío Monasterio tocando la guitarra revoluciona las redes