Isabel II, la reina del "millón de millas" que nunca visitó Grecia ni Argentina

·3 min de lectura

Londres, 14 sep (EFE).- Isabel II nunca tuvo un pasaporte a su nombre, pero fue uno de los monarcas que más ha viajado en la historia. Bautizada en ocasiones en la prensa británica como la reina del "millón de millas", se calcula que en sus desplazamientos recorrió una distancia equivalente a más de 42 vueltas al mundo.

Durante sus siete décadas de reinado visitó como jefa de Estado 116 países, desde pequeñas naciones como la isla de Tuvalu, hasta Rusia, China y EE.UU., pero nunca puso un pie oficialmente en países como Grecia, Argentina e Israel.

La reina, que en ocasiones delegaba en su esposo, el príncipe Felipe, la asistencia a funerales y otros eventos en el extranjero, evitó ir a ciertos Estados por cuestiones de seguridad o bien por motivos políticos.

Mientras que un británico medio ha visitado en su vida siete países, con España como su destino más frecuente, Isabel II, que ocupó el trono desde 1952 hasta su muerte, el pasado día 8, conoció más del 60 % de las naciones del planeta. Australia, Estado del que también era jefa de Estado, fue el que más visitó -en 16 ocasiones-.

Cruzó el telón de acero en 1972 para visitar la Yugoslavia comunista de Josip Broz "Tito", se convirtió en 1982 en la primera soberana británica en China y brindó en 1991 con Robert Mugabe en Zimbabue, pero algunos destinos quedaron fuera de su agenda hasta 2015, cuando llevó a cabo su último viaje oficial, a Malta.

ARGENTINA

Isabel II nunca visitó Argentina, aunque el duque de Edimburgo sí lo hizo, en 1962. Latinoamérica fue una de las regiones a las que menos atención dedicó en sus desplazamientos la reina, que solo llevó a cabo visitas de Estado en Brasil (1968), México (1968) y Chile (1975).

La posibilidad de una visita a Argentina se enfrió tras la Guerra de las Malvinas (1982), que concluyó con la rendición argentina y un saldo de 649 argentinos, 255 británicos y 3 isleños muertos.

GRECIA

La omisión de Grecia de los viajes de la monarca es especialmente relevante, dado que su esposo, fallecido en 2021, nació en ese país.

La relación de Grecia con la monarquía ha sido turbulenta en el último siglo. La familia del príncipe Felipe tuvo que exiliarse y, aunque él volvió al país para visitar a su madre a título personal, nunca lo hizo como representante de la familia real británica.

En 1922 "todos ellos tuvieron que huir", relató a la BBC el historiador Hugo Vickers, que aseguró que Felipe no guardaba una buena relación con Grecia "porque juzgaron a su padre (el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca) y podrían haberlo ejecutado".

ISRAEL

La primera visita oficial de un miembro de la familia real británica a Israel desde su fundación, en 1948, fue la del príncipe Guillermo, en 2018. Isabel II, que puso fin a sus desplazamientos internacionales en 2015, nunca viajó allí.

Las tensiones en la región, las cuestiones de seguridad y la complejidad del protocolo evitó durante décadas una visita de Estado, según el análisis de los expertos en la Corona británica.

RUANDA Y CAMERÚN

Cuando accedió al trono en 1952, Isabel II era jefa de Estado de 32 naciones. La India se había independizado hacía apenas cinco años y el Imperio todavía se concebía como una realidad para la mayoría de británicos.

Como heredera de esa influencia política, dedicó una gran proporción de su tiempo a visitar a los países de la Mancomunidad de Naciones. En vida los visitó todos excepto Camerún, que se unió a la Commonwealth en 1995, y Ruanda, que fue aceptada en 2009.

Guillermo Ximenis

(c) Agencia EFE