El IRPH, las claves de una batalla judicial que le va a salir cara a la banca

Eduardo Loren

Los hipotecados y los bancos afrontan una nueva batalla judicial. Tras las peleas vividas anteriormente por las cláusulas suelo y el impuesto de actos jurídicos documentos, las entidades financieras tienen un nuevo dolor de cabeza: el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, conocido por sus siglas IRPH.

Tres meses después de lo previsto inicialmente, el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Maciej Szpunar, ha publicado este martes su opinión sobre el IRPH en la que señala que este índice no es transparente por el mero hecho de ser oficial. Todo un revés para la banca, ya que abre la puerta a futuras reclamaciones si la sentencia, prevista para finales de 2019 o 2020, va en la misma dirección. Hay más de un millón de afectados que esperan una compensación. El impacto económico para los bancos puede alcanzar los 44.000 millones. 

En El HuffPost te explicamos todo lo que tienes que saber sobre esta decisión: 

¿Qué es el IRPH?

El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios se utilizó como alternativa al conocido euríbor por diversas entidades financieras españolas para calcular el valor de la cuota mensual que han de pagar los clientes.  

Antes de la crisis existían tres tipos de IRPH —cajas, bancos y cooperativas— que el Banco de España unificó en uno llamado IRPH entidades. Se trata del segundo índice más utilizado en los préstamos para comprar vivienda.

¿Por qué hay una batalla judicial?

Los bancos comercializaron miles de hipotecas con el IRPH durante los años del boom inmobiliario, de forma masiva en 2007 y 2008. Las entidades financieras argumentaban que era más estable que el euríbor, que en aquel momento estaba en máximos históricos. La asociación Asufin calcula que estos préstamos pagaron de media 165 euros más al mes

El TJUE tiene la última palabra tras el revés sufrido por los consumidores a finales de 2017 cuando el Tribunal Supremo sentenció que la mera referencia de...

Sigue leyendo en El HuffPost