La irónica y complicada situación en la que se ha quedado Red Bull en Mónaco

·3 min de lectura
El accidente de Checo Pérez deja sin último intento a Verstappen y saldrá detrás de los Ferrari y del propio mexicano
El accidente de Checo Pérez deja sin último intento a Verstappen y saldrá detrás de los Ferrari y del propio mexicano (Photo by Vince Mignott/MB Media/Getty Images)

Segundo año consecutivo en la que la clasificación del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 acaba antes de tiempo. Y de nuevo el beneficiado es Charles Leclerc. El monegasco se ha llevado la que es su segunda pole en su casa y ha sido perfecto para Ferrari con Carlos Sainz en segunda plaza. Red Bull se ha quedado sin pelear al final por culpa de un accidente de Pérez, que deja a los de Milton Keynes en una encrucijada para la carrera del domingo.

A falta de 30 segundos para el final de la sesión Verstappen venía el que era su mejor tiempo del fin de semana. No estaba para batir a Leclerc, que está intratable, pero sí que para colocarse en la que sería una teórica segunda posición. No obstante, su compañero ha perdido la parte trasera del coche justo antes de entrar en el túnel y ha provocado bandera roja.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La ironía de la situación ya no es solo que su compañero le haya arruinado un último intento, sino que el propio Checho Pérez sale por delante de él en el lado bueno de la parrilla. Entonces, ¿qué va a hacer Red Bull mañana? Puede obligar al mexicano a realizar una parada antes de tiempo como ya hicieron hace menos de una semana en Barcelona y todo resuelto. Pero la verdad es que el ex de Racing Point está más cómodo que el holandés durante todo el fin de semana. Prueba de ello es que, en la FP3, justo antes de la clasificación, ha sido el más rápido de toda la parrilla. Pero después ha llegado su error fatídico. Por lo tanto, una de cal y una de arena. La cosa es qué pesa más para el equipo.

Si Verstappen hubiera cerrado vuelta probablemente hubiera minimizado daños y se hubiera colocado al lado de Leclerc, pero la verdad es que tiene dos monoplazas en medio. Por lo tanto, la primera espada de Red Bull es por primera vez este año Checo. La presión está para el mexicano para poner en aprietos a Ferrari. En cuestión de siete días los austriacos le deben pedir luchar cuando en la carrera anterior se lo privaron de forma egoísta. Vale que era su compañero de equipo, pero aún estamos en inicio de campeonato.

La apuesta de Red Bull es claramente Verstappen pero Pérez ya demostró en España que no quiere ser el perrito faldero en todo momento. “Tenemos que hablar después”, dijo tras el doblete. Ahora el que la ha liado ha sido él claramente. Pero sintiéndose más rápido que Max, no querrá oír nada de dejarse pasar. Pero la verdad es que Leclerc lo tiene muy sencillo para recuperar el liderato. Tiene a su compañero al lado defendiéndole de sus rivales más cercanos. Además, su ritmo es superior al del resto. Los seis puntos de diferencia van a quedarse en nada probablemente. La misión de Red Bull es que el daño sea el mínimo.

Por lo tanto, cabe destacar que Red Bull tiene que ingeniárselas primero para ver como bate a los de Maranello, pero sobre todo cuál es la estrategia que tienen para sus dos pilotos. Uno va a defender que sin el accidente de su compañero hubiera mejorado y el otro defenderá que ha sido el más rápido de los dos durante el fin de semana. No me gustaría estar en el muro de los actuales líderes del Mundial.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente