Un joven irlandés recibe un homenaje en su funeral por una vida en la ilegalidad

·3 min de lectura

El entierro de Dean Maguire, un joven de 29 años con 25 condenas y que falleció en un accidente de tráfico, está dando mucho de qué hablar en Irlanda por cómo se sucedieron los acontecimientos dentro y fuera de la Iglesia y por lo que algunos llaman una suerte de ensalzamiento de alguien con una vida criminal. Tanto que en The Guardian han comparado lo vivido en la iglesia católica St Mary's Priory de Tallaght (al oeste de Dublín) con una escena que bien podría haber sido rodada para Los Soprano, esa serie de mafiosos de New Jersey que siempre está muy arriba en las lista de las mejores series de la historia.

El funeral por un joven con más de 25 condenas se ha convertido en objeto de debate en Irlanda. (Foto: Getty Images)
El funeral por un joven con más de 25 condenas se ha convertido en objeto de debate en Irlanda. (Foto: Getty Images)

El padre Donal Roche, que no ofició la ceremonia personalmente pero que lo vivió todo en primera persona como encargado de control el acceso y el aforo al templo, ha reconocido a The Guardian, que ha sido el funeral “más pertubador” en el que ha estado presente. El fallecido, Maguire, atesoraba más de 25 condenas y falleció unos días antes en un accidente de tráfico en un BMW en el que viajaban otras dos personas, también fallecidas. Conducían por el lado equivocado de la carretera y chocaron con un camión. 

Hasta la iglesia se desplazaron decenas de personas para darle un último adiós y honrarle. Al interior solo podían acceder 50, aunque el padre Roche ha comentado al medio local Dublin Live que no fue sencillo mantener esos números. Al llegar a esa cifra cerró las puertas, pero en cuanto se dio la vuelta para indicar a una persona dónde estaba el baño, otros se colaron. Además, hubo un trasiego constante de gente que entraba y salía en una atmósfera descrita por el párroco como “cargada”. Al final, no le quedó otra que intentar minimizar los daños en un contexto de pandemia y contagios por coronavirus al alza.

De lo ocurrido en el interior se han ido filtrando algunos detalles en los medios británicos. Por ejemplo, que hasta el altar se llevaron un destornillador, herramienta de trabajo indispensable para el fallecido. También, que una de las personas que habló durante el oficio pidió perdón por el lenguaje malsonante que iba a usar para después llamarle “leyenda”. También se ha sabido que se colocó un cartel con una rima cuyo sentido, traducido al castellano, sería algo así como que “ya sabes cómo va, tírate al suelo, no te hagas el gracioso y dame el dinero”.

Roche se enteró de todo esto después, porque su misión era la de controlar el aforo desde fuera. “Solo me enteré después. No me gustaría estar asociado con él en absoluto”, ha señalado. Eso sí, pese a las críticas y la polémica por lo que muchos aseguran fue una suerte de glorificación de la vida criminal, el párroco ha querido dejar claro que “la mayoría de las veces, Tallaght aparece en las noticias por malas razones y mi experiencia es muy diferente. La gente es en general muy consciente y respetuosa”.

Sobre los hechos, desde la Arquidiócesis de Dublín, recoge Dublin Live, han declarado que “en un funeral cristiano encomendamos el alma del difunto a la misericordia de Dios. Por respeto a la familia y seres queridos del fallecido, no sería apropiado comentar públicamente sobre una ceremonia individual. Tenga en cuenta que una parroquia no es responsable de la actividad fuera de su iglesia".

EN VÍDEO | Aena multiplica por tres la operativa con Reino Unido en el "día de la libertad"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente