Irlanda: el aumento del precio de la energía precipita el cierre de carnicerías

© AP/Peter Morrison

En Irlanda, una carnicería cierra cada tres días desde principios de noviembre debido al aumento de los precios de la energía. Los profesionales del sector son incapaces de seguir el ritmo de la inflación. Es un negocio que se está viendo muy afectado por la crisis debido a su elevado consumo eléctrico.

Con Laura Taouchanov corresponsal de RFI en Dublín

Es un negocio que consume mucha energía. Las vitrinas, las cámaras frigoríficas y los hornos funcionan casi constantemente. Incluso por la noche, la carne tiene que permanecer a cierta temperatura para evitar que se pudra.

Los carniceros explican que, incluso antes de abrir las puertas de su tienda, ya gastan 100 euros al día en electricidad.

Así que los pequeños comerciantes locales no pueden hacer frente a la inflación. Algunas facturas han subido más de un 300%, según las cifras del sindicato de carniceros irlandés que motivaron la alerta.

Temor a despidos

En el condado de Wicklow, al sur de Dublín, un comerciante explicó que había aumentado los precios de venta en más de un 50% en el caso del pollo y más de un 30% en el de la carne de vacuno, colocando un cartel en la puerta: "Siento la subida de precios, pero aunque pague más, ganamos menos". Pero esto no fue suficiente para evitar el cierre.

El sindicato de carniceros pide que el gobierno tome medidas inmediatas para ayudar al atribulado sector en el período previo a la Navidad.


Leer más sobre RFI Español