Irene Rosales ha hecho lo que nunca hubiese esperado con Isabel Pantoja

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 24: Irene Rosales and Kiko Rivera attend the 'Hoyo' opening party on September 24, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
Irene Rosales habla de su suegra, Isabel Pantoja, a golpe de exclusiva (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Me he quedado a cuadros viendo a Irene Rosales actuando como si fuese Kiko Rivera. No sorprende a nadie ver al DJ despotricando de su familia en portada de una revista del corazón y cobrando una suculenta exclusiva pero ahora, por lo visto, le ha cedido el turno a Irene.

Yo siempre he tenido a Irene Rosales como una mujer al margen de las polémicas, de las que lava los trapos sucios en casa, conciliadora y discreta pero, oye, quizá me he precipitado al juzgarla así de bien.

Hasta el momento Irene ha estado callada, viendo como casi una espectadora más (al menos, públicamente) todos los dramas de su marido con su madre, Isabel Pantoja, su hermana Isa P o su prima Anabel entre otros pero ahora, Irene ha decidido hablar.

Rosales es la protagonista de la portada de la revista de cabecera de su marido, ‘Lecturas’ y solo con sus titulares ya deja claro que no va a dejar títere con cabeza en su familia política. Además de hablar, lo hace con cierta inquina o eso se deduce de sus palabras.

El titular reza: “Isabel Pantoja ha dañado psicológicamente a su hijo” que eso ya es mucho decir sobre el papel de madre de su suegra pero es que, además de esta frase ya lapidaria, Irene también saca el rencor y asegura que no va a perdonarla.

“No voy a perdonar que mi suegra no llame a mis hijas”, sentencia. Todos estos pensamientos que Irene expresa en el semanario son totalmente lícitos y es que, por muy enfadada o dolida que la tonadillera esté con su hijo, las crías van a parte y si las ama, como abuela, debería estar a la altura.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Lo de que ha dañado psicológicamente a su hijo es bastante grave, además, con todo lo que Rivera ha dicho públicamente seguro que el daño ha sido recíproco entre ellos y no entiendo a qué viene que a estas alturas Irene Rosales tenga que comentar sobre el asunto.

El dinero siempre viene bien pero me da la sensación amarga de que Irene ha ido contra sus propios valores y que esta portada podría no favorecerla a ojos del gran público. Lo que más gusta de Irene es precisamente lo que ahora le falta, su discreción.

Y rizando más el rizo, hace pocos días se publicó que Kiko e Isabel habrían llegado a un acuerdo con un comprador y que Cantora, la finca de Paquirri, está prácticamente vendida. Por lo visto falta la firma final pero ya habrían firmado las arras… ¿será por eso que ahora Irene sí habla?

Me planteo, por ‘timing', que es mucha coincidencia que justo ahora que la deuda quedará saldada si se vende la finca, a Irene le dé por hablar. Me hace pensar que ese silencio prudente y respetuoso no era tal sino que podría haber sido una estrategia para no enfangar el interés principal, es decir, la venta de Cantora que libraría a su marido de una enorme deuda.

De ser cierta mi sospecha, Irene es bastante más calculadora de lo que yo me esperaba y es que, en todo el embrollo de los Pantoja, a ella siempre la dejaba al margen como la única sensata de la familia a la hora de no hacer shows mediáticos o vender sus malos rollos a las revistas. No lo sé, viendo lo visto, quizá me equivoqué… la venganza es un plato que se sirve frío e Irene ha esperado un año para regalarle a su suegra esta exclusiva tan envenenada como la herencia de Paquirri.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente