Irene Montero vence a Carmen Calvo con la ley trans ¿Jaque mate?

·3 min de lectura
Carmen Calvo entregó la cartera de ministra a Irene Montero en enero de 2020. (Photo by Samuel de Roman/Getty Images)
Carmen Calvo entregó la cartera de ministra a Irene Montero en enero de 2020. (Photo by Samuel de Roman/Getty Images)

La jornada de este martes ha certificado con la aprobación de la ley trans. Una tramitación legal que en febrero llegó a provocar un pequeño cisma en el Gobierno de coalición por la inclusión del cambio de sexo legal -la autodeterminación de género- para que los mayores de 14 años puedan cambiar su sexo en el DNI y que, desde los 16, no requiera consentimiento paterno. De un lado Irene Montero, que defendía el cambio de norma. Y del otro, Carmen Calvo, que prefería no ir tan lejos en pos de la inseguridad jurídica a la hora de legislarlos.

En realidad, lo que se escondía tras la pugna no era más que una lucha por abanderar la reformulación del feminismo que implican estos cambios normativos defendidos por Montero. En contra, apoyando la visión de Calvo, varios colectivos denuncian que "ser mujer no es un sentimiento", sino "una realidad material" y alertan de que a partir de ahora se "desdibujan a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad y los logros del movimiento feminista".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Reduciendo todo esto a cálculos políticos, todo se resume a una pregunta sencilla, pero importante para cuando la coalición se rompa en la antesala de las próximas elecciones generales: ¿Quién capitalizará el voto feminista?

El caso es que en el PSOE han debido rehacer los cálculos y no temen pérdida importante de votos. O tal vez sea porque, tras la salida de Iglesias, el perfil bajo de Unidas Podemos haya ayudado al consenso por el bien común. Es decir, por no crear un incendio ahora que los indultos ya han puesto al Ejecutivo en la picota.

Pero la vicepresidenta cedió ante la ministra de Igualdad. Una derrota socialista difícil de prever hace apenas un par de meses y que ahora puede ser, incluso, el epitafio de Carmen Calvo. No son pocos los rumores que sitúan a la cordobesa fuera del Gobierno tras la próxima remodelación del Ejecutivo por parte de Pedro Sánchez.

La respuesta se conocerá a lo largo del verano, aunque para tener nuevas pistas no habrá que tardar tanto. Calvo nunca quiso aprobar los citados apartados de la Ley y seguro que, si ve cercana su salida del Consejo de Ministros, no hará demasiados esfuerzos en disimular su malestar en las próximas ruedas de prensa en las que participe.

Y lo mismo del otro lado. La amplia sonrisa que, desde ayer, ocupa gran parte de la cara de Montero delata que ha sido una victoria importante para el eslabón débil de la coalición.

En vídeo | La nueva ley trans llega a tiempo para el Orgullo tras una ardua negociación

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente