En Irak, un político en alza impulsa el renacimiento de la golpeada Ramadi

·4 min de lectura

Ampliamente marginada y golpeada por la guerra, Ramadi vive un renacimiento económico bajo el impulso del influyente jefe parlamentario iraquí, y alberga ahora un hotel de lujo en construcción, un hospital privado con equipamiento ultrasofisticado y numerosos proyectos en preparación

La provincia de mayoría sunita donde se encuentra esta ciudad, Ambar (oeste), fue escenario de una sangrienta guerrilla contra las fuerzas estadounidenses tras la invasión de 2003.

Después llegarían las masacres de los atentados de Al Qaida y la ocupación por parte del Estado Islámico. Y la liberación a finales de 2015 se cobró importantes destrozos y dejó en ruinas a esta ciudad a orillas del Éufrates.

Ahora Ramadi busca captar inversiones, bajo el auspicio del jefe del Parlamento, Mohamed al Halbusi, que cultiva una imagen de cuarentañero dinámico para consolidar su popularidad.

Para este político de ascensión fulgurante, las legislativas anticipadas del 10 de octubre se anuncian como un plebiscito.

Su retrato y el de los candidatos de su movimiento Taqadom (progreso) son onmipresentes en esta ciudad, eclipsando a casi todos los rivales de la coalición Azm que reúne a los barones de la política sunita.

Aquí, las avenidas con un asfalto impecable están rodeadas por farolas nuevas y césped.

A orillas del Éufrates, los albañiles se apresuran a terminar un hotel de cinco estrellas con 15 plantas y 184 habitaciones, el primero en la provincia. Su presupuesto es de 60 millones de dólares.

Es uno de los proyectos faro del ayuntamiento, en colaboración con el sector privado, y no ahorra en lujos: piedra importada de España, un pequeño puerto sobre el río, spa y piscinas.

- "Más caro que en Bagdad" -

Majed Hatem Ghadbane, el empresario que construye el hotel, se deshace en elogios hacia las autoridades locales y hacia Halbusi.

"En él recae el mérito de la construcción en la provincia", afirma.

En un país con las infraestructuras destruidas por la guerra y una economía que no consigue despegar a pesar de los recursos petroleros, es un pequeño boom muy simbólico.

Lo es todavía más para una comunidad sunita que se siente marginada por el poder central, dominada por los chiitas, y que no disfruta de la autonomía de los kurdos en el Norte.

El periodista Amer Alkubaisi, cercano a la coalición Azm, denunció en septiembre en redes sociales a Taqadom como "un proyecto personal", "una cortina de humo".

Las obras del principal hospital público no han terminado, aunque ya está funcionando. Pero la clínica privada al Safwa abrió sus puertas en abril.

Algunos departamentos están "disponibles por primera vez en la provincia", asegura el director, Mohamed Mosleh Hanush.

Este responsable destaca el atractivo de la región. "Los precios del terreno casi se han duplicado, es más caro que en Bagdad", añade el pediatra.

Entre los proyectos en gestación figuran centros comerciales, un aeropuerto internacional o una zona franca que acogerá la mercancía de los tres puestos fronterizos que conectan la provincia con Siria, Jordania y Arabia Saudí, explica el gobernador Ali al Dulaimi.

Él también se presenta a las legislativas junto a Halbusi.

- "Vértice de la pirámide" -

Diputado en 2014, durante un tiempo jefe de la comisión de finanzas, Halbusi fue brevemente gobernador en Al Anbar. En 2018 se convirtió en el presidente del Parlamento más joven jamás elegido, con el apoyo del bloque proIrán.

"Ha ascendido escalones rápidamente", reconoce el analista político Hamzeh Haddad.

Pero también "se ha enemistado contra la vieja guardia de la política sunita, que se ha unido contra él".

Halbusi ha engrosado su agenda de contactos a nivel regional. En septiembre fue recibido por el príncipe heredero de Abu Dani, Mohamed Bin Zayed Al Nahyan, y días después por el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi en El Cairo.

"Se han reforzado los vínculos entre Irak y Emiratos, sobre todo en el ámbito de los negocios, pero también en el plano político. La administración actual tiene conexiones, eso viene del primer ministro y del jefe del Parlamento", indica Haddad.

¿Puede obtener un segundo mandato del presidente del Parlamento? "Nadie lo ha conseguido todavía. Pero si alguien puede hacerlo, es Halbusi", señala el analista.

En su oficina, el director de la municipalidad de Ramadi, Omar Mechaane Dabbous, exhibe diseños de arquitecto: impresionantes torres de cristal, un aparcamiento de varias plantas con curvas futuristas. También alude a un complejo inmobiliario confiado a una empresa emiratí.

Según él, harán falta otros cuatro años con Halbusi para mantener el desarrollo. "Esperamos que se quede en el vértice de la pirámide para seguir lo que ha empezado con su equipo", afirma.

tgg/bfi/cn/dbh/me

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente