Irak: líder chiita Muqtada al-Sadr exige la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas

·4 min de lectura
© AFP

En un discurso televisado, el líder chiita Muqtada al-Sadr exigió la disolución del Parlamento iraquí y la celebración de elecciones legislativas anticipadas. Mientras el país está paralizado por las disputas políticas, consideró que "no hay interés" en dialogar con sus adversarios.

En un contexto de parálisis política total, el poderoso líder chiita Muqtada al-Sadr exigió en un discurso televisado, el miércoles 3 de agosto, la disolución del Parlamento iraquí, así como elecciones legislativas anticipadas.

La disolución del Parlamento solo puede hacerse por mayoría absoluta de votos, según la Constitución iraquí. Puede ser solicitada por un tercio de los diputados, o por el primer ministro con acuerdo del presidente de la República.

Las tensiones han aumentado en Irak después de que Muqtada al-Sadr rechazara a un candidato a primer ministro presentado por sus adversarios, las facciones chiítas proiraníes que forman el influyente Marco de Coordinación.

"Estoy seguro de que la mayoría de la población está exasperada por la clase dominante en su totalidad, incluidos algunos (políticos) pertenecientes a mi corriente", reconoció el líder chiíta en su discurso transmitido la noche del miércoles por las televisiones locales.

“A partir de ahora, no habrá más exfiguras, sea cual sea su filiación”, aseguró, proponiendo “un proceso democrático revolucionario pacífico, luego elecciones democráticas anticipadas tras la disolución del actual Parlamento”.

Esta es la primera declaración pública del alborotador de la vida política iraquí desde que sus partidarios invadieron el sábado por miles la sede del Parlamento para instalar allí un plantón.

En busca de un jefe de gobierno

La Corriente Sadrista había ganado con creces las últimas elecciones legislativas de octubre de 2021, con 73 elegidos en el Parlamento de 329 diputados.

Pero en junio, Muqtada al-Sadr dio la sorpresa al provocar la dimisión de sus diputados, al haber fracasado con sus aliados en nombrar un primer ministro y formar un gobierno "mayoritario".

Después de esta renuncia, los opositores al Marco de Coordinación se convirtieron en el principal bloque chiita dentro del hemiciclo. La alianza incluye a los exparamilitares de Hachd al-Chaabi y al partido del ex primer ministro Nouri al-Maliki, enemigo histórico de Muqtada al-Sadr. A finales de julio presentó la candidatura al cargo de primer ministro de Mohamed Chia al-Soudani, exministro y exgobernador provincial de 52 años.

Casi diez meses de negociaciones y disputas políticas entre las partes no han permitido a Irak nombrar un nuevo presidente de la República o un jefe de gobierno.

Muqtada al-Sadr lanzó una campaña de máxima presión contra sus adversarios y demostró que todavía era capaz de movilizar a las multitudes para hacer avanzar a sus peones: dos veces a finales de julio sus partidarios invadieron el Parlamento, montando un campamento.

"Los revolucionarios y manifestantes que participan en el plantón deben permanecer y continuar su campamento hasta que se cumplan las demandas", insistió.

Reiterados llamados al diálogo

El discurso del líder chiita llega en un momento en que aumentan los llamados al diálogo en el escenario político.

"Diálogos serios que pueden dar esperanza de resolver las diferencias (...) comienzan con el respeto a las instituciones constitucionales", lanzó el miércoles por la noche en un lacónico tuit Nouri al-Maliki, en referencia a la ocupación del Parlamento. Porque en un intento por encontrar una salida a la crisis, el primer ministro Moustafa Al-Kadhimi, que lleva los asuntos de actualidad, había propuesto recientemente un "diálogo nacional".

La Misión de Asistencia de la ONU para Irak (UNAMI) también pidió un "diálogo significativo" entre todas las partes, diciendo que era "más urgente que nunca".

El presidente francés, Emmanuel Macron, también habló el martes con los líderes iraquíes para contarles "su preocupación por la situación en Irak", según el Elíseo. Dijo “su disponibilidad para contribuir al diálogo y la consulta” entre las distintas partes, viendo en ello “la única vía que puede ayudar a encontrar una salida a la crisis”.

Pero el diálogo no está en la agenda de Muqtada al-Sadr. “Ya hemos probado y experimentado el diálogo con ellos, pero no nos ha traído nada a nosotros ni a la nación, incluso ruina y corrupción (…) a pesar de sus promesas”, fustigó. No hay "interés que esperar de tal diálogo".

Con AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente