Irak condena ataque a consulado iraní en Nayaf incendiado por manifestantes

1 / 3
EFE/EPA/ALI Al-MUMEN

Bagdad, 28 nov (EFE).- Irak condenó este jueves el ataque contra el consulado iraní en la ciudad de Nayaf, en el sur iraquí, que la pasada noche fue incendiado por manifestantes que irrumpieron en la sede diplomática en el marco de las protestas que sacuden el país desde principios de octubre.

"El Ministerio de Exteriores condena enérgicamente el ataque al consulado de la República Islámica de Irán en Nayaf por extraños", se apunta en un comunicado, en el que se asegura que los atacantes no estaban vinculados con "la realidad de las manifestaciones".

Según Exteriores, el objetivo del incendio provocado en el consulado iraní era "dañar las relaciones históricas entre Irak e Irán" y con el resto de "misiones (diplomáticas) que están en Irak, que son respetadas y apreciadas".

Los manifestantes incendiaron la pasada noche el edificio iraní y consiguieron penetrar en él, lo que provocó enfrentamientos que causaron más de 50 manifestantes heridos por asfixia por el uso de gases lacrimógenos y otros 47 entre las fuerzas de seguridad, informó hoy a Efe una fuente del Ministerio de Interior iraquí.

Tras el incidente, las autoridades de la ciudad sureña de Nayaf impusieron el toque de queda y decretaron que este jueves sería día festivo.

"Las protestas son un derecho garantizado y las demandas de los manifestantes eran y siguen siendo aceptables para el Gobierno, pero siempre hemos advertido contra la infiltración de personas que desean desviar las manifestaciones", añade la nota, que asegura que "lo que sucedió no representa el punto de vista oficial".

En el comunicado, el Ministerio de Exteriores iraquí advirtió a los manifestantes de que deben "estar atentos contra aquellos sospechosos que quieren dañar la reputación de las protestas que exigen reformas".

Esta no es la primera vez que los iraquíes asaltan y prenden fuego a un consulado iraní en las ciudades chiíes del sur del país, donde la mayoría de la población pertenece a esta rama del islam, la principal en Irak.

Desde el estallido de las protestas en Irak el 1 de octubre, los manifestantes han expresado su oposición a la presencia de Irán en este país árabe y a su influencia sobre el Gobierno iraquí, liderado por chiíes como el de Teherán.

Los movimientos Al Fath y Estado Derecho, del ex primer ministro Nuri al Maliki, han sido blanco de las críticas de los manifestantes por su cercanía a Irán, mientras que importantes figuras chiíes como el clérigo Muqtada al Sadr y sobre todo el ayatolá Alí al Sistani -máxima autoridad religiosa de esa rama en Irak- han apoyado las protestas.