Entre Irak y Arabia Saudita, una frontera entreabierta (1/4)

La crisis migratoria, el auge de los nacionalismos y la pandemia de Covid-19 han vuelto a poner las fronteras en los titulares. Si bien las fronteras nunca desaparecieron, la globalización y las formas modernas de transporte parecían dejarlas obsoletas, al menos en muchas regiones. Nuestra reportera Lucile Wassermann viajó hasta el paso fronterizo de Arar entre Irak y Arabia Saudita, que está volviendo a la vida en medio del desierto.

France 24 ha preparado una serie documental sobre varios pasos fronterizos emblemáticos de nuestro tiempo. Nuestro primer reportaje es en la frontera entre Irak y Arabia Saudita, dos naciones que rompieron sus relaciones diplomáticas hace más de tres décadas.

Cuando Saddam Hussein invadió Kuwait en 1990, Arabia Saudita cerró la frontera y cortó todas las relaciones con Irak. El cruce de Arar solo reabriría 30 años después, el 18 de noviembre de 2020. Este es actualmente el único punto de cruce en la frontera de 800 kilómetros entre los dos países.

Alrededor de 60 camiones llegan allí todos los días, pero no pueden cruzar. Los camiones de ambos países están estacionados en un patio cercado. Los bienes se intercambian y luego los conductores regresan por donde vinieron. A los hombres todavía no se les permite pasar, solo la carga cruzará la frontera.

Aunque imperfecta, y a veces frustrante, la apertura del cruce fronterizo de Arar marca el comienzo de una nueva era en las relaciones entre Irak y Arabia Saudita. Para las poblaciones transfronterizas, trae nuevas esperanzas: Bagdad y Riad ahora están en conversaciones sobre la apertura de dos puntos de cruce adicionales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente